Entrevista Nengumbi con Paul Byrne

Buenos Aires, Argentina Diciembre 2009

miércoles, 13 de octubre de 2010

La DIAFAR en Santa Fe

En el censo 2010 buscarán a los afrodescendientes santafesinos

A principios del siglo pasado un 40 por ciento de la población capitalina tenía orígenes africanos. El 27 de octubre se consultará sobre la procedencia étnica para saber qué pasó con los negros.

03 DE OCTUBRE DE 201



La ciudad capital tiene profundas raíces constitutivas ligadas a los afrodescendientes. Durante siglos cientos de hombres y mujeres negros dejaron su impronta en Santa Fe pero todo ese trabajo y esfuerzo fue invisibilizado a lo largo del tiempo, al punto tal que en muchos casos la historia los olvidó y, consecuentemente, el Estado también. Con ese antecedente, en el censo nacional que se realizará el 27 de octubre se preguntará a los santafesinos si entre sus antepasados existe alguna persona de origen africano, entre otros tantos datos.

La idea de hacer esta pregunta surgió hace varios años en la Argentina. Y es porque el tema de la cuantificación oficial de los afrodescendientes viene siendo una exigencia de actores globales sobre los Estados nacionales en América latina en vistas de evaluar la situación socioeconómica de ese sector de la población y, en base a los resultados obtenidos, planificar el financiamiento de proyectos de desarrollo para esas comunidades.

En nuestro país, no existían preguntas en el censo sobre raza, color, etnicidad, más allá de la pregunta de autoidentificación realizada en el censo 2001 sobre pertenencia a pueblos originarios. Ahora, a partir de los convenios firmados entre organizaciones africanas y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), sí se avanzará con la formulación de una pregunta que tiene por finalidad conocer cuántos son los afrodescendientes en todo el territorio nacional y en particular en la provincia y en Santa Fe.

Al respecto, a partir de un muestreo previo –financiado por el Banco Mundial– que se realizó en 2005 en la ciudad capital se identificó al barrio Santa Rosa de Lima como uno de los lugares más vinculados a la “negritud” y por ese motivo instituciones como África y su Diáspora y Diáspora Africana de la Argentina solicitó al Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) que colabore en la recolección de datos en esa zona, específicamente.

En ese sentido, Diario UNO conversó en su visita a Santa Fe con dos activistas que están trabajando en todo el país con la organización del censo 2010 en lo referente a los afrodescendientes, Carlos Álvarez y Federico Pita. “De qué país sos, es una pregunta que permanentemente te hacen cuando te conocen, y cuando le digo que soy argentino se ríen porque muchos creen que les estoy mintiendo”, dijo el primero de los entrevistados, cuya familia se radicó en el país en el siglo XIX.

“La Argentina tiene este estereotipo, este modelo, de que no hay negros y que todos fueron muertos por la fiebre amarilla o las pestes o las guerras o lo que fuere; y la verdad es que eso es una falacia, es producto de una construcción racista del Estado argentino que en un momento priorizó más esta cuestión de las comunidades migratorias que venían de Europa que la presencia de sus propios originarios o de los afrodescendientes que históricamente estamos acá desde un comienzo”, dijo Carlos Álvarez y remarcó que la comunidad negra aportó “a la construcción del Estado nacional”.

—En ese contexto, ¿cuáles son las perspectivas que tienen a nivel país y en Santa Fe de lo que será el censo en cuanto a la pregunta sobre afrodescendientes?
—Las perspectivas son muy positivas porque hemos tenido el compromiso formal y explícito del Instituto Nacional de Estadística y Censos en incorporar una pregunta que para la comunidad afro es un logro histórico, ya que hace más de 120 años que no se censa específicamente a la población afrodescendientes. Por eso estamos haciendo estas recorridas informativas por las distintas provincias donde mayoritariamente e históricamente hubo una presencia afro, como ser Santa Fe, Córdoba, Corrientes, Santiago del Estero, Buenos Aires y Tucumán.
“Santa Fe –continuó– tiene una particularidad porque fue históricamente conformada por negros. A principios de siglo XX tenía casi un 40 por ciento de comunidad afro, así que para nosotros no es que todos hayan desaparecido sino que seguramente hubo un proceso de blanqueamiento; más allá de haber sufrido la invisibilización y la aniquilación en realidad”.

Santa Rosa de Lima
Carlos Álvarez también contó que en el caso de la ciudad de Santa Fe se identificó hace un par de años al barrio Santa Rosa de Lima como “uno de los lugares donde hay una prevalecía de la comunidad afrodescendiente”, aunque se imagina que “deben estar desperdigados por toda la provincia”. Ante esa hipótesis, en varias partes del territorio santafesino –donde se supone que hay personas de origen africano– se aplicará el cuestionario ampliado en el que se consultará sobre la procedencia étnica.

“Esto nos va a permitir tener una foto real de cómo está hoy integrada la población y se convertirá en un primer paso para el movimiento afro organizado. Con esa información después se podrá solicitar o exigir la construcción e implementación de políticas públicas para la comunidad negra”, agregó el activista.

Asimismo, Álvarez indicó que las distintas organizaciones afro desde hace muchos años “luchan por la igualdad, la inclusión pero también para generar condiciones de plena oportunidad para todos y todas a lo largo de América, ya que somos más de 160 millones de afrodescendientes en todo el continente. Sin embargo, se repite a lo largo y ancho de América condiciones de opresión, inequidad y de pobreza”.

Por su parte, Federico Pita recordó que en 2005 se hizo una prueba piloto con equipos del Indec y la Universidad de Tres de Febrero para determinar la cantidad de afrodescendientes en el país y en aquella oportunidad “uno de los espacios que se usaron para este muestreo fue el barrio de Santa Rosa de Lima y algunos barrios de Capital Federal”.

“Más o menos daba entre un cuatro y un cinco por ciento de la población argentina (de orígenes africanos), o sea dos millones de personas, pero es un estimativo. Aquello se trató de una prueba piloto y en eso radica la importancia de este censo del 27 de octubre, porque ahora el operativo censal insumirá 650 mil personas en la calle y con esos datos oficiales sobre la población se sabrá qué pasó en los últimos 120 años con los negros”, dijo el dirigente de Diáspora Africana de la Argentina.

Con respecto al proceso de blanqueamiento de la población, Pita expresó: “Aquí se naturalizó que en el país no hay negros y cuando vemos uno se piensa que son extranjeros. También hay un concepto de la tez trigueña, que tiene que ver con una construcción que buscaba mezclar o meter a todos en la misma bolsa, tanto a la gente descendiente de pueblos originarios y a los afrodescendientes”.

También, consideró que “entre 1850 y 1920 la gran ola inmigratoria del país generó un entrecruzamiento de etnias, con un mestizaje incluso cultural, entonces uno reconoce como negro a la persona completamente oscura de piel; sin embargo, si uno ve en la calle hay muchas personas que tienen rasgos afrodescendientes”.

—En el caso de Santa Rosa de Lima es un barrio muy humilde y popular, ¿con los datos que se generen se podrá hacer un reclamo concreto para esos afrodescendientes?
—No es casualidad, la pobreza no es algo que ataque exclusivamente a los afro, pero parecería que lo hace con más virulencia. Si uno imagina que cada cinco santafesinos uno es pobre, cada cinco afrodescendientes seguramente el porcentaje va a ser más alto.


Fuente: http://diafar.blogspot.com/

1 comentario:

  1. Hola, gracias por compartir el legado.
    Salud para todo el entorno.

    ResponderEliminar