Entrevista Nengumbi con Paul Byrne

Buenos Aires, Argentina Diciembre 2009

domingo, 14 de junio de 2015

“La educación en derechos humanos debe ser un elemento fundamental del sistema educativo”, por Paulo Speller

En el marco del lanzamiento del OREI, el Secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), Paulo Speller, analiza los principales desafíos para el cumplimiento de una educación inclusiva en América Latina y el Caribe. En este ‘Espacio Abierto’, Speller comenta las expectativas acerca del Observatorio Regional de Educación Inclusiva (OREI), que tiene la OEI como una de sus organizaciones promotoras. “Este proyecto nace de la necesidad (y urgencia) de promover la concepción de la educación como un derecho humano fundamental que responda a un horizonte de dignidad humana, de fortalecimiento de democracia y ciudadanía, de participación en la vida pública y de preparación más amplia para participar dignamente en el mundo laboral”, afirma.

¿Cuál es la importancia del OREI y cuáles serán sus roles principales? ¿Qué expectativas usted tiene respecto al Observatorio?

El Observatorio Regional de Educación Inclusiva es el resultado de un esfuerzo inédito de cooperación interinstitucional entre organizaciones que tienen actuación a nivel regional en América Latina y el Caribe, pertenecientes al sistema de Naciones Unidas, al Iberoamericano o que representan organizaciones de la sociedad civil.

El OREI tiene diversos frentes de acción y como marco objetivo el de ofrecer una comprensión de la realidad educativa en América Latina, que tome como eje el principio de la no discriminación haciendo diagnóstico, monitoreo, evaluación y promoción de debate público.

Con este proyecto pretendemos conseguir la superación de toda clase de discriminación, la promoción de la igualdad desde el reconocimiento y el entendimiento de las diferencias y el establecimiento de relaciones horizontales y dialógicas entre los actores involucrados en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

¿Cuáles son, en su mirada, los principales desafíos para la realización de una educación verdaderamente inclusiva en América Latina y el Caribe?

En los sistemas educativos de América Latina y el Caribe se mezclan diversas y complejas lógicas, lo que conlleva a sistemas educativos que producen y reproducen discriminación y exclusión. Aunque con avances en las últimas décadas, sigue siendo la región cuya desigualdad es una deuda histórica, bien como la discriminación étnico-racial, en particular de los pueblos indígenas y afro descendientes.
Por lo tanto, el objetivo del OREI es contribuir al desarrollo de políticas para la convivencia, la cultura de paz y la reducción de la violencia de género en las escuelas. Este proyecto nace de la necesidad (y urgencia) de promover la concepción de la educación como un derecho humano fundamental que responda a un horizonte de dignidad humana, de fortalecimiento de democracia y ciudadanía, de participación en la vida pública y de preparación más amplia para participar dignamente en el mundo laboral.
Si bien debe incluir estrategias e involucrar a diversos actores de la sociedad (organizaciones sociales, medios de comunicación, campañas públicas, etc.) para conseguir que la educación en derechos humanos sea necesariamente un elemento fundamental del sistema educativo formal.

Fuente: http://www.campanaderechoeducacion.org/orei/post_blogueros/la-educacion-en-derechos-humanos-debe-ser-un-elemento-fundamental-del-sistema-educativo-formal?utm_content=buffere93a8&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

ARGENTINA Y EL DECENIO INTERNACIONAL PARA AFRODESCENDIENTES – VISIBILIDAD RECONOCIMIENTO JUSTICIA DESAROLLO


En la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional de Córdoba en los días 22, 23 y 24 de Mayo de 2015 se llevó a cabo el 2º Encuentro Nacional de Lideres Migrantes de Argentina. La ceremonia inaugural que tuvo lugar en el Salón de Actos de Pabellón Argentina y que estuvo a cargo del Rector de la Universidad, Francisco Tamarit, la Sra. Silvia Barei, Vicerrectora, del Sr. Carlos Ferrer, decano de la Facultad de Derecho de la UCC; Adriana Domínguez, delegada del INADI en Córdoba; Gabriela Fernández y Mariana Beheran, respectivamente Directora y Responsable de Área de Capacitación de la Oficina de la Organización Internacional para Migraciones en Argentina, Marta Guerreño López, Presidenta de la Unión de Colectividades de Inmigrantes de Córdoba (UCIC) y representantes de diferentes comunidades de inmigrantes.

La figura emblemática de la ceremonia de apertura fue la del Premio Nobel de paz Adolfo Pérez Esquivel a quien entregaron el reconocimiento como “Visitante Distinguido”. El encuentro contó con distintos talleres, entre ellos, Derechos políticos de los migrantes en Argentina, Derechos Políticos en nuestros países de Origen, Derechos Políticos en Argentina, Derechos económicos, sociales y culturales de los migrante, Política migratoria: Implementación de la ley 25.871 Acceso a radicación de los “Extra Mercosur”, Acceso a la Educación y Reconocimiento de Estudios cursados en los países de origen de los inmigrantes, Acceso a la Salud, la Seguridad Social, Rechazo en frontera, Resolución del pseudo o Falso Turista, Expulsiones, Retenciones, Migración, DDHH. Y el Decenio Internacional de los Afrodescendientes, Argentinos de origen migrante - Doble ciudadanía – Identidad- Interculturalidad, Experiencias discriminatorias a causa de la nacionalidad y la situación socio-económica, etc.

Este segundo encuentro contó con invitados especiales, entre ellos/as: Prof., Daniel Pavón Piscitello Investigador y Abogado de la Universidad Católica de Córdoba, Dr. Martin A. Duval Director Nacional de Migraciones, Dr. Federico Agustí Director de Asuntos Internacionales y Sociales de la DNM, Dr. Pablo Ceriani Cernada Experto Argentino, Miembro del Comité de Naciones Unidas encargado de Supervisar la Aplicación de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y sus Familiares, Lic. Gabriela Liguori de CAREF,

El Taller sobre Migración, DDHH. Y el Decenio Internacional de los Afrodescendientes estuvo a cargo del Sr. Nengumbi Celestin Sukama quien expuso con la audiencia una presentación titulada” Argentina y el Decenio Internacional para Afrodescendientes – Visibilidad Reconocimiento Justicia Desarrollo”. A continuación, el texto completo de dicha presentación:

:

Como lo indica el título, esta presentación se va a centrar sobre la presencia histórica y actual de los afrodescendientes y africanos/as en Argentina, la injusticia que padecieron, sus luchas por la libertad y por la emancipación, y por último, la promoción y protección de sus derechos humanos en el marco del Decenio Internacional para los/las Afrodescendientes.

Empezando por la presencia afro en esta sociedad, recordaremos que esta remonta alrededor del año 1534 (Frigerio & Lamborguini, aporte para el desarrollo humano en Argentina, 2011), y como es de público conocimiento, esto se debió a la trata transatlántica y la trata de esclavizados africanos por los europeos. “Estas actividades ilícitas y crueles se basaron sobre la falsa teoría de superioridad racial de los blancos sobre los demás pueblos del mundo.

Se estima que alrededor de 12.000.000,00 de africanos llegaron vivos en estas tierras y que por cada uno de ellos que llegó vivo, se estima que cuatro quedaron en camino. Esto elevaría el número de los africanos que fueron arrancados de sus tierras a 60.000.000,00. Esto nos permite ver y entender la magnitud de la tragedia que los europeos causaron en el continente africano durante la expansión económica de Europa y de América.

En la III Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y toda Forma Conexa de Intolerancia, conocida también como Conferencia de Durban (septiembre 2001), estas atrocidades y tragedias fueron calificadas como “delito de lesa humanidad”. En otros términos, estamos hablando acá de graves violaciones de derechos humanos de estos ciudadanos africanos de aquel entonces.
Siguiendo con la presencia afro, el censo realizado en 1778 certifica que su presencia era muy elevada en las provincias de mayor producción agrícola como lo demuestran las estadísticas que se detallen a continuación:
Santiago del Estero el 54%
Tucumán, 42%,
Catamarca, 52%,
Salta, 46%,
Córdoba, 44%,
Buenos Aires 30%
San Juan, 16%,
Jujuy, 13%
San Luis, 9%.

Abordando lo relacionado con las injusticias, estas últimas empezaron en África considerando el contexto en el que fueron atrapados y las condiciones en las que luego fueron llevados a sus nuevos destinos. En los distintos destinos, estos ciudadanos estuvieron sometidos a la esclavitud, lo cual implicaba claramente la negación total de su condición humana, por lo tanto la violación completa y absoluta de sus derechos. Esta situación los llevó a organizarse para luchar por su libertad y emancipación, lucha que fue acompañada por otros pueblos y que culminó con la prohibición de la trata de esclavos y posteriormente con la abolición de la esclavitud. En el contexto argentino, primero fue la libertad de vientre en 1813 y luego la abolición en 1853, pero, esta abolición se concretó en 1861 cuando Buenos Aires adhirió al federalismo.

Lamentablemente, la abolición de la esclavitud no pudo eliminar las injusticias que padecían estos ciudadanos debido a la filosofía del racismo que predominaba en los pensamientos de los dirigentes políticos e intelectuales de Argentina. Pues, le racismo consistía en la superioridad racial con la finalidad de menoscabar los derechos de las víctimas. En este contexto, estamos hablando de las claras violaciones de los derechos económicos, civiles, sociales, políticos y culturales de los/las afrodescendientes por las iniciativas deliberadas de las autoridades argentinas.
Por lo tanto, la superación de barreras para el acceso y goce de los derechos arribas mencionados implicaba nuevas etapas y formas permanentes de luchas. En este contexto, los afrodescendientes fueron siempre objetos de persecución y opresión como lo señala Alejandro Solomianski en Identidades secretas: la negritud argentina: “permanentemente hubo un grupo opresor (Euro-argentino) identificado con un concreto sistema ideológico-cultural (euro centrista capitalista) y diversos grupos oprimidos”.

En cuanto a la invisibilizacion de los afrodescendientes, esto obedeció a la idea de crear un país biológicamente blanco y culturalmente europeo. Si tomamos por ejemplo el caso de Buenos Aires, la presencia afro pasa de 30% en 1778 a tan solo el 1,8% en el censo de 1887, cuando en el censo de 1836 y 1836, representaban el 26% de la población. Algo debió haber pasado acá. Esto nos llevar hablar de la supuesta desaparición de los afroargentinos y del proceso de su invisibilización que prevaleció y que de algún modo sigue prevaleciendo hasta el día de hoy en muchos aspectos de la vida en la sociedad argentina. 

Este proceso se debió a una multiplicidad de factores, pero en líneas generales, se suelen dar como causa a cuatro factores:
1. La abolición de la trata,
2. Los altos índices de mortalidad y los bajos índices de fertilidad de los afros,
3. La alta mortalidad de los hombres durante las guerras del periodo de 1810 – 1870 y la mezcla racial
4. El blanquecimiento (Andrew, 1980:68).

Sin embargo, otros estudios nos señalan que hubo un propósito especial para llegar a esto. El verdadero propósito que llevó a esta supuesta desaparición e invisibilización de los afrodescendientes argentinos fue la decisión política respecto de la creación de una argentina moderna “europea” y “blanco”. Para ello, se usaron entonces varia estrategias, entre ellas, el cambio de las categorías censales introduciendo la categoría de “Trigueño” la cual hacía referencia a una persona de piel oscura sin que esto implicara que la persona tuviera ancestros africanos. La otra categoría es la de “mulato” y “pardo” que permitió que los afredescendientes de piel clara fueran clasificados como blancos. Acá la estrategia es la invisibilización estadística.

En resumen, se emplearon políticas censales blanqueadoras combinado con un trabajo ideológico de políticos de intelectuales influyen para llegar a la construcción de una Argentina moderna europea y blanca.

Después de haber alcanzado esta meta, se empezó a emplear la estratega del genocidio discursivo de los afrodescendientes, lo cual nos lleva a la invisibilización del racismo en Argentina. Como no hay negros, no hay racismo. Y esto nos lleva al comienzo de era de la lucha por la visibilidad, primero la visibilidad del racismo en Argentina y luego la de los afroargentinos.

La invisibilidad de los afrodescendientes adquirió mayor trascendencia puesto que la sociedad no quería reconocer los/las afrodescendientes como parte de la identidad nacional argentina, prefiriendo optar por la blanquedad de sus integrantes. Lamentablemente, la realidad nos muestra la verdadera identidad argentina como lo subraya Alejandro solomiasky en Identidades Secretas: “En gran medida la historia de la negritud argentina es también la historia de la blanquedad argentina, aunque no queramos verla en tanto tal, o aunque ésta se nos auto-presente como la única argentinidad”.
Pasando a la persistencia de la injusticia, la otra estrategia usada por las autoridades era la negación a acceso a trabajos calificados, profesionales e intelectuales, político, administrativo y en el proceso de toma de decisiones en el ámbito público como privado. Esta estrategia persiste hasta el día de hoy.
Esto implicaba que desde esos tiempos los afroargentinos lucharan por sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Para ello, había que recurrir a distintas metodologías y estrategias ya que no se trataba de la invisibilidad física. Históricamente los afrodescendientes argentinos lo hicieron mediantes una sería de actividades, entre ellas: bailes, asociaciones, actividades culturales, actividades intelectuales, periodismo, actividades políticas, etc. En muchos casos no recibieron el debido acompañamiento de la sociedad y de las autoridades, al contrario, había esfuerzos para opacar los resultados de su activismo y resistencia.

Por otro lado, hubo, otro que tuvieron que negar sus raíces africanas como estrategia de inclusión social, económica, política e incluso cultural. No por eso dejaron de ser afrodescendientes. Por lo tanto la supuesta desaparición de este grupo poblacional es solo resultado de un genocidio discurso de los políticos e intelectuales influyentes de Argentina.

Abordando lo relacionado con la presencia actual de los afrodescendientes y africanos/as, esta última está compuesta de los afrodescendientes argentinos, la especial migración cabo de verde a fines del siglo 19 y comienzo del siglo 20 y sus descendencias en al país, la migración de afrodescendientes de otros países de América Latina y la nueva migración africana de fines del siglo 20 hasta la actualidad.

En el marco de la lucha contra el racismo y por la visibilidad afros en Argentina una delegación de afroargentinos participó de la Conferencia de Durban donde se les dio mandato a los países de incluir en los censos a los afrodescendientes en un plazo de diez. Es así como se incluyó en el censo de 2010 a la variable afro. Ese censo arrojó que 149.493 personas se identificaron como teniendo raíces africanas. Debo aclarar que aparece otra contradicción. La prueba piloto realizada en 2005 arrojaba que había un 4% de afrodescendientes, en términos absoluto esto es estimo a 1.800.000,00 a 2.000.000, 00. A qué se debe esta diferencia. Lo que hizo INDEC debería considerase como encuestas de hogares y marcó una etapa muy importante en cuanto a la visibilidad afro y la verdadera configuración poblacional argentina, es decir, una identidad nacional argentina que incluye a los afrodescendientes.
Hablando de la identidad nacional, una reciente publicación (2013) afirma que alrededor de 10% de la población argentina tiene sangre africana y 56% tiene sangre de pueblos originarios. En término absoluto, considerando una población nacional de 40.091.59, se estima que 4.009.136 tendrían raíces africanas y 22.451.161.

La lucha por la visibilidad de los afros goza de un nuevo impulso debido a la nueva inmigración africana, de los afrodescendientes de otros países de América y de la presión internacional.

Corresponde desde luego mencionar algunos avances realizados en este contexto, entre ellos se puede citar:
La creación del INADI
La sanción de la Ley Anti-discriminatoria
La instalación de un debate sobre racismo en la sociedad argentina
El reconocimiento de la existencia del racismo por parte de muchas autoridades, la ciudadanía y algunos medios de comunicación masiva
La declaración y celebración del Día de la Mujer Afrodescendientes (el 25 de julio en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Ley 4355 del 15/11/2012)
La sanción de la ley 26.852 del 24/04/2013 que consagra el 8 de noviembre como Día de los/las Afroargentinos/as y de la Cultura Afro.
La celebración del Día de los/las Afroargentinos/as y de la Cultura Afro por el Gobierno Nacional a través de la Secretaria de Derechos Humanos y el Ministerio de Cultura
La publicación por la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación en mayo de 2015 del libro “Argentina Raíces Afro – Visibilidad Reconocimiento y Derechos

Por último hablare de la promoción y protección de los derechos humanos en el marco del Decenio Internacional para los/las Afrodescendientes. Al respecto, cabe recordar que todas las situaciones de injusticias y luchas (nacionales e internacionales) que acabamos de ver son las que llevaron a que La Asamblea General de las naciones Unidas a través de la Resolución 68/237 aprobada el 23 de diciembre de 2013, proclamara el Decenio Internacional de los Afrodescendientes. A través de esta Resolución, la Asamblea reitera que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y tienen la capacidad de contribuir de manera constructiva al desarrollo y bienestar de la sociedad, y que todas las doctrinas de superioridad racial son científicamente falsas, moralmente condenables, socialmente injustas y peligrosas y deben ser rechazada, al igual que todas las teorías con que se pretende determinar la existencia de distintas razas”.

El Decenio Internacional para los Afrodescendientes tiene como meta principal, la promoción y protección de los derechos humanos de estos últimos enfocándose en el siguiente tema: Afrodescendiente: RECONOCIMIENTO, JUSTICIA, DESARROLLO.

EL RECONOCIMIENTO hace referencia a al derecho a la igualdad y la no discriminación; la educación sobre la igualdad y concienciación; derecho a la información; derecho a la inclusión;

LA JUSTICIA, hace referencia al acceso a la justicia y la toma de medidas especiales para garantizar el acceso a la justicia;

EL DESARROLLO hace referencia al derecho al desarrollo y la lucha contra la pobreza, derechos a la educación; el empleo; salud, vivienda y la toma de decisión para luchas contra las Formas Múltiples o Agravadas de Discriminación.

En otros términos, Reconocimiento, Justicia y Desarrollo tendrán como áreas prioritarias:
 El derecho a la igualdad y la no discriminación de las personas de ascendencia africana,
 La educación y la conciencia que reconoce la historia, las culturas y las contribuciones de las personas de ascendencia africana,
 La necesidad de desglosar los datos, la participación e inclusión en todos los ámbitos de la sociedad, incluyendo los procesos de toma de decisiones,
 La protección igual de la ley, la lucha contra la discriminación en la administración de justicia,
 El derecho al desarrollo, el acceso a una educación de calidad, empleo, salud y vivienda;
 La toma de medidas especiales para hacer realidad los derechos de las personas de ascendencia africana, y las múltiples formas de discriminación que sufren especialmente las mujeres y los niños de ascendencia africana, entre otros.

En este respecto, la Naciones Unidas ha elaborado un Programa de Acción para el Decenio Internacional para los Afrodescenditnes que cuenta con una línea de acciones a nivel nacional, es decir a cargo de los estados. Es en este aspecto que debemos trabajar de forma mancomunada para combatir el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y todas formas conexas de intolerancia, promoviendo y protegiendo de forma efectiva y eficiente los derechos humanos de los afrodescendientes así como los de los pueblos originarios otras minorías.

Hablando de derechos humanos, corresponde entender lo que significan y cuáles son sus características y sus principales fuentes y por último quien debe garantizar su goce.

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Los derechos humanos universales están a menudo contemplados en la ley y garantizados por ella, a través de los tratados, el derecho internacional consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del derecho internacional. El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de abstenerse de actuar de determinada forma en otras, a fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos.

Los Derechos humanos son Universales e inalienables, Interdependientes e indivisibles, Iguales y no discriminatorios, Derechos y obligaciones. Esto quiere decir:

Universales e inalienables: Esto quiere que decir depende de la condición humana, nadie los puedo quitar por el solo hecho de ser humano y que se aplican a todos por igual sin importar la nacionalidad, el sexo, el género, la raza, la religión, etc.

Interdependientes e indivisibles: Es decir que están interconectados entre sí y que la violación de un derecho afectaría el goce de otros derechos.

Iguales y no discriminatorios: Esto implica que tienen que aplicarse en base del principio de la
universalidad, es decir que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Derechos y obligaciones: Es decir que se trata de derechos y no de favores y que los Estado tiene la obligación de garantizar a la ciudadanía el disfrute de sus derechos. 

En cuanto a la fuente, su principal fuente internacional es la Carta Universal de Derechos Humanos y esto incluye la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; la Carta Americana de los Derechos Humanos; y otros pactos, convenciones, tratados internacionales, constituciones nacionales y leyes nacionales.

Volviendo al Programa de Acción del Decenio Internacional para los Afrodescendientes, este trabajo hará sobre la base de tres documentos esenciales que son:
1. El Programa de actividades del Decenio Internacional para los Afrodescendientes
2. La Declaración y el Programa de Acción de Durban
3. La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial
Naciones Unidas inauguró el Decenio Internacional para los Afrodescendientes en su sexagésimo periodo de sesiones de la Asamblea General celebrada el 10 de octubre de 2014 se les recomienda a los estados empezar ese Decenio con una inauguración a nivel nacional. 

El verdadero compromiso de lucha para la promoción y protección de los derechos humanos y para la visibilidad de los afrodescendientes debería pasar por la realización de un censo real que permita identificar a integrantes de la comunidad según su lugar de residencia, ¿en qué condiciones viven? ¿Cuáles son sus niveles de educación?, ¿Cuáles son sus necesidades educativas?, ¿Cuáles son sus posibilidades de empleabilidad y reinserción profesional y/o laboral?, ¿Cuáles son sus necesidades de vivienda, de salud, de otros servicios básicos? Esto le permitiría al Estado determinar o identificar prioridades, es decir necesidades, para luego diseñar con la colaboración y participación de los interesados y otros organismos afines políticas públicas adecuadas y específicas para la comunidad. Luego, habrá que disponer de todos los recursos necesarios (recursos humanos, financieros, técnicos, institucionales, etc.) para la implementación de dichas políticas y colaborar en el control, ejecución y evaluación de los resultados. Esto se resumiría en la elaboración e implementación de un Plan Nacional de Acciones Afirmativas.

Tratándose de un programa de trabajo por diez, el Estado argentino con la colaboración de Naciones Unidas, Organismos Regionales de financiamiento, Congreso y el Senado de la Nación deberán votar y poner a la disposición de organismos correspondientes y ONG de afrodescendientes los presupuestos necesarios para la implementación efectiva y eficiente de este Programa de Acción.
Encontrándonos en un encuentro de Líderes, me gustaría concluir esta presentación con una frase del Premio Nobel de Paz, Madiba Nelson Mandela “Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo”.

COMBATAMOS LAS INJUSTICIAS GARANTIZANDO EL GOCE Y DISFRUTE DE LOS DERECHOS

miércoles, 13 de mayo de 2015

NENGUMBI CELESTIN SUKAMA: “EL COLOR DE LA PIEL ES UN FACTOR LIMITADOR”

Texto: Melissa Kuris
Foto: IARPIDI
Un inmigrante, un destino y la búsqueda de un futuro mejor. En 1995, Nengumbi Celestin Sukama abandonó la República Democrática del Congo y partió hacia un destino ubicado a miles de kilómetros de distancia de su ciudad de origen.
Tras su llegada a la Argentina y luego de varios años de observar y soportar las desigualdades e injusticias que sucedían en el país, decidió cambiar esa situación. En 2007 fundó el Instituto Argentino para la Igualdad, Diversidad e Integración (IARPIDI)y desde ese momento ayuda a inmigrantes y refugiados a luchar por el derecho que les corresponde.
En una entrevista con Conventillo Babel, Sukama cuenta el panorama actual de los afrodescendientes en la Ciudad, los problemas con la integración y la revalidación de títulos, los cambios positivos en la sociedad y las mejoras que faltan.
CB- ¿Cómo pretenden alcanzar la igualdad, diversidad e integración que propone el instituto?
NCS- IARPIDI tiene dos líneas de trabajo: la primera es la promoción y protección de derechos humanos de solicitantes de asilo y refugiados. El gran trabajo es lograr concientizar a las autoridades argentinas para que ofrezca una verdadera asistencia. Esto lo hacemos mediante cartas e informes a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), porque si bien Argentina les ofrece asilo, no los ayuda en sí para que puedan integrar la sociedad. Es súper difícil para un refugiado lograr integrar la sociedad argentina, hay muchas barreras, entre ellas la discriminación y el racismo. Es ahí como se abrió la segunda línea de trabajo, que es la lucha contra el racismo hacia africanos y afrodescendientes residentes acá. La dinámica de trabajo es organizar talleres de información para interiorizarlos en el tema y a quién dirigirse para plantear el problema. Pero la meta final es hacer que el Estado algún día cumpla realmente con su deber como garante para el goce de la promoción y protección de los derechos humanos.
CB- ¿Cómo asesoran a los recién llegados hasta que se instalan?
NCS- Normalmente, cuando uno llega lo primero que consulta es dónde está su comunidad. Muchos los derivan con nosotros y otros le dan las directivas para que se acerquen a la Fundación Comisión Católica Argentina de Migraciones (FCCAM). Nosotros los asesoramos y acompañamos en todo el proceso que deben seguir. Obviamente sea para refugiado o para inmigrantes, la garantía es la residencia. Después, la integración tiene que hacerla por su cuenta porque el Estado ahí ya desaparece.
CB- ¿Cómo es esa integración?
NCS- La mayoría trabaja como vendedor ambulante y tienen una calidad de vida que no está mal porque logran pagarse una habitación donde se juntan dos o tres. Comparten porque el tema del alquiler el Buenos Aires es bastante difícil. El que no tiene garantía propietaria no puede acceder a un departamento, por lo tanto le queda solamente lo que se llama hotel alojamiento. Viven medianamente bien porque trabajan, no acuden a planes sociales. Algunos que tienen la oportunidad, logran hacerlo en restaurantes como mozos o en servicio de seguridad.
CB- ¿Desde la institución que dirige ofrecen alguna ayuda en el ámbito educativo?
NCS- Desde 2012, junto con la FCCAM, trabajamos en el tema de los estudios cursados en el exterior y para facilitar el ingreso a la UBA para los que quieran cursar una carrera universitaria. Es algo que nunca se hizo. De la gente que viene, hay algunos que son profesionales y universitarios, pero si no se hace la reválida todo lo que se cursó se pierde. Y no es fácil hacer la reválida de los títulos acá. También hay una ayuda en el tema del aprendizaje del idioma. La FCCAM tiene un convenio con el laboratorio de idiomas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, que envía a los profesores a la FCCAM donde suelen cursar los dos primeros niveles.
CB- ¿Y tienen algún programa de inserción laboral para los que llegan con perfil profesional?
NCS- Ese es un problema, mientras no se haga la reválida, el título no existe. Entonces no hay realmente posibilidad de acceder al trabajo profesional. Eso depende de la buena disposición de los empresarios cuando la persona se acerca a buscar trabajo. Y se complica aún más porque estamos en un proceso inflacionario donde hay carencia de generación de empleo. Aun cuando no había inflación, la mentalidad argentina es que el africano sirve para trabajo pesado. Hay africanos que lograron hacer estudios acá, que demostraron ser profesionales, pero romper esa barrera es bastante difícil. En lo asociado al empleo, el color de la piel es un factor limitador. Yo tengo la ciudadanía argentina, soy Licenciado en Administración, hice un montón de cursos acá, pero es difícil acceder…
CB- ¿En qué otras iniciativas están trabajando actualmente?
NCS- Se dice que en Argentina todos los negros desaparecieron, el país apuntó a crear una sociedad blanca. Entonces, desde el IARPIDI pensamos en visibilizar a los héroes afrodescendientes a través de una muestra de retratos en 2013 con la figura central de Bernardino Rivadavia, el primer presidente argentino, que tenía raíces africanas. En paralelo, seguimos con reuniones y presentamos un informe directamente a la ONU sobre derechos humanos de refugiados, africanos y afrodescendientes.
CB- ¿Cuál es la relación del IARPIDI con el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI)?
NCS- IARPIDI con el INADI es choque. El INADI no tiene trabajo muy serio con eso de luchar contra el racismo hacia africanos o afrodescendientes. Cuando uno se presenta para hacer la denuncia se encuentra con que muchas personas los atienden con conducta racista, entonces esto genera un poco choque. O generaba. Ahora no hay acercamiento con el INADI. El INADI hacia los africanos es todo discursivo. Si bien hay avances de leyes y normas, donde no hay pena la gente no siente el peso de la ley.
CB- ¿Cómo siente que el IARPIDI afectó la vida de los inmigrantes y refugiados desde que se fundó?
NCS- Contribuimos en algunos cambios positivos: de las acciones judiciales que tomamos, de los informes que escribimos, de las notas que subimos, de las entrevistas que tuvimos, todo eso tuvo un impacto en la concientización de la sociedad argentina hacia los refugiados y hacia los afro en lo que se refiere al racismo. La gente fue tomando conciencia a que viven en un país racista y empezó a hablar. Se instaló un debate en la sociedad argentina sobre el racismo hacia los africanos. Si antes decían que no existe racismo en Argentina, hoy nadie puede negar que exista. Cambió la conducta. Los compañeros de la calle que hoy vienen y venden, no saben lo que fue en los años noventa el acoso policial. Hoy bajó considerablemente. A raíz de esto y del trabajo de otras organizaciones se sacó al 8 de noviembre como día de los afrodescendientes y de su cultura. Antes negaban su presencia histórica y ahora Argentina empieza a incorporar el pasado afro. Es un trabajo bastante difícil porque el racismo prevaleció en este país por más o menos cinco siglos. Revertir esto va a llevar su tiempo.
En primera persona
La mayoría trabaja como vendedor ambulante. Algunos que tienen la oportunidad, logran hacerlo en restaurantes como mozos o en servicio de seguridad.
Hay algunos inmigrantes que son profesionales y universitarios, pero si no se hace la reválida (del título) todo lo que se cursó se pierde. No hay realmente posibilidad de acceder al trabajo profesional.
IARPIDI con el INADI es choque.
Los compañeros de la calle que hoy vienen y venden, no saben lo que fue en los años noventa el acoso policial. Hoy bajó considerablemente.
Cómo colaborar con el IARPIDI
Para ayudar al IARPIDI a seguir luchando por la igualdad de derechos se puede adherirse como socio de la institución o consultar por donaciones. Los medios de contacto son:
  • web: www.iarpidi.org
  • mail: info@iarpidi.org
Fuente: http://conventillobabel.com/?p=1081

sábado, 2 de mayo de 2015

2º ENCUENTRO NACIONAL DE LIDERES MIGRANTES DE ARGENTINA


UNIÓN DE COLECTIVIDADES DE INMIGRANTES DE CORDOBA Personería Jurídica Nº 386 “A”Integran: Alemana, Árabe – Musulmana, Armenia, Austriaca, Boliviana, Brasilera, Chilena,
Coreana, Croata, Cubana, Española, Griega, Haitiana, Irlandesa, Israelita, Italiana, Japonesa, Mexicana, Paraguaya, Peruana, Polaca, San Marínense, Sirio-Libanesa, Suiza y Ucraniana.

PROGRAMA 2°  Encuentro Nacional de Lideres Migrantes en Argentina
Ciudad Universitaria – Córdoba – 22, 23 y 24 de Mayo de 2015

ORGANIZA:
 
COMISIÓN POLITICA DE SEGUIMIENTO DE LA RED NACIONAL DE LÍDERES MIGRANTES DE ARGENTINA

1° día, viernes 22 de mayo

TEMA: Derechos Políticos de los Inmigrantes en Argentina

08.00 a 09.00 Horas: Acreditaciones

09.00 a 10.00 Horas: Organización de Talleres Temáticos. 

10.30 a 11.30 Horas:  Acto Público de Apertura en el salón de Actos del Pabellón Argentina de la Ciudad Universitaria, Universidad Nacional de Córdoba. A cargo de los Rectores UNC y UCC, Autoridades  y Miembro de la Comisión Política de Seguimiento de la Red Nacional de Lideres Inmigrantes de Argentina.
Breve presentación de las instituciones/organizaciones y colectivos a nivel provincial (Córdoba, Neuquén, Santa Fé, Buenos Aires, Mendoza, etc.)

12.00 a 13.30 Horas: Trabajo en Talleres en Simultáneo.

Taller 1.Derechos políticos de los migrantes en Argentina: Contenido y alcance de los derechos, realidad y desafíos a cargo de integrantes del Equipo de Investigación “Derechos Humanos y Migración Internacional en Córdoba” de la Universidad Católica de Córdoba.

Taller 2. Derechos Políticos en nuestros países de Origen. Experiencias Concretas de Participación – Información General sobre cada país de la región.

Taller 3. Derechos Políticos en Argentina, en Partidos Políticos, Sindicatos, Gobiernos Municipales, Provinciales o Nacionales. Experiencias Concretas de Participación – Información General sobre cada provincia.

14.00 a 15.00 Horas: Almuerzo y descanso. 

15.30 a 16.30: Primer Plenario de Talleres.
17.00 a 18.30 Horas: Primer Panel con Invitados Especiales

Dora Aguirre, Inmigrante Ecuatoriana residente en España, Miembro del Parlamento Nacional Ecuatoriano en representación de la inmigración ecuatoriana en España.

Aníbal Fernández, Jefe de Gabinete –

Moderador: Nengumbi Sukama, Fundador del Instituto argentino para la Igualdad Diversidad e Integración, Miembro de la Comisión Política de Seguimiento de la Red Nacional de Lideres Inmigrantes de Argentina.

18.30 a 19.30 Horas: Dialogo Abierto de la Asamblea con Invitados.

19.30 a 20.30 Horas: Cierre conferencia magistral por Adolfo Pérez Esquivel
21.00 a 22.00 Horas: Cena

Segundo día, sábado 23 de mayo
 

TEMA: Ley de Migraciones n° 25.871 y ciudadanía

08.30 a 10.00 Horas
: Trabajo en Talleres en Simultáneo.

Taller 1. Derechos económicos, sociales y culturales de los migrantes en Argentina: contenido y alcance de los derechos, realidad y desafíos, a cargo de integrantes del Equipo de Investigación “Derechos Humanos y Migración Internacional en Córdoba” de la Universidad Católica de Córdoba

Taller 2. Política migratoria: Implementación de la ley 25.871 Acceso a radicación de los “Extra Mercosur”, etc.). – Zulema Montero Asociación Civil y Cultural Yanapacuna (ayudémonos) Miembro de la Comisión Política de la Red Nacional de Lideres Inmigrantes en Argentina. Alicia Salusso (Directora del Registro de Reincidencia de Córdoba)

Taller 3. Acceso a la Educación y Reconocimiento de Estudios cursados en los países de origen de los inmigrantes. Experiencias y propuestas. Irene Duffard (FCCAM)

Taller 4.Acceso a la Salud, la Seguridad Social. Experiencias y propuestas concretas. CEA, Estela Humerez (UNC Salud y Migraciones)

Taller 5 Rechazo en frontera, Resolución del pseudo o Falso Turista, Expulsiones, Aranceles Migratorios, “Informatización” de los trámites migratorios, Control Biométrico, Alberto Jesús Rubio (Director de Control Aéreo)

10.30 a 11.30 Horas: Plenario de Talleres con la presencia del Director Nacional de Migraciones, Martín 
Arias Duval

11.30 a 13.30 Horas: Dialogo Político Abierto entre la Asamblea y el Director Nacional de Migraciones

14.00 Horas: Almuerzo

15.00 a 16.30 Horas: Trabajo en Talleres simultáneos.

Taller 1. Migración, DDHH. Y el Decenio Internacional de los Afrodescendientes. Nengumbi Sukama, Fundador de IARPIDI (Instituto Argentino para la Igualdad, Diversidad e Integración) Inmigrante de República Democrática del Congo, Miembro de la Comisión Política de Seguimiento de la Red Nacional de Líderes Migrantes y Marco Esqueche (Músico Afroamericano)

Taller 2. Argentinos de origen migrante - Doble ciudadanía – Identidad- Interculturalidad – Mariana 
Beheran , Beheran y Ana Paula Penchaszadeh

Taller 3.Ciudadanía local y provincial. La cuestión transnacional, la doble pertenencia a origen y destino. Transformar el lugar en el que vivo Eduardo Doménech (CEA –UNC) y Patricia Rivero.

Taller 4; Experiencias discriminatorias a causa de la nacionalidad y la situación socio-económica. Adriana Domínguez (INADI)

17,00 a 19,00 Horas: Panel de Invitados Especiales y Dialogo con la Asamblea

Pablo Ceriani Cernada, Experto Argentino, Miembro del Comité de Naciones Unidas encargado de Supervisar la Aplicación de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y sus Familiares.

Martin Fresneda, Secretario de Derechos Humanos de la Nación.

Daniel Pavon Piscitelli Investigador y Abogado de la Universidad Católica de Córdoba

Representante del Ministerio de Educación
• Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba


Moderadora: Zulema Montero Barrientos, Presidenta de la Asociación Yanapacuna (ayudémonos), Miembro de la Comisión Política de Seguimiento de la Red Nacional de Lideres Inmigrantes de Argentina.

Tercer día, domingo 24 de mayo:
 

TEMA: Convenios Bilaterales o Multilaterales que Argentina tenga con nuestros países de origen. Análisis y propuestas.

Jorge Taiana, Federico Agosti, Marta Guerreño López
09,30 a 11,00 Horas: Trabajo en Talleres simultáneos. • Los participantes se reúnen por país para proponer acciones concretas.

11,30 a 13,30 Horas: Panel con invitados especiales y Dialogo con la Asamblea.

Jorge Taiana, Ex Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina.

Federico Agosti, Director de Asuntos Internacionales y Sociales de la DNM.
Moderadora: Marta Guerreño López, Presidenta de la Unión de Colectividades de Inmigrantes de Córdoba, Miembro de la Comisión Política de Seguimiento de la Red Nacional de Lideres Inmigrantes de Argentina.

14,00 a 15,00 Horas: Almuerzo

15,00 a 16,00 Horas:  Trabajo en Comisiones. Conclusiones Finales.

16,30 a 18,00 Horas:  Plenario Final y entrega de Diplomas.

19,00 a 24,00 Horas:  Fiesta Intercultural, con comidas típicas y espectáculos

INFORMACIÓN SOBRE EL 1° ENCUENTRO NACIONAL DE LIDERES MIGRANTES
Como antecedente inmediato, el 1º Encuentro Nacional de Líderes Migrantes en la Argentina se desarrolló en Neuquén los días 14 y 15 de noviembre de 2014, y contó con la participación de más de 100 Líderes de 9 provincias del país, además de autoridades nacionales y provinciales, entre ellas el Director Nacional de Migraciones, Dr. Martin Arias Duval.

Durante el evento se trataron 2 ejes fundamentales: el análisis de los 10 años de la Ley Nacional de Migraciones (N° 25.871), y el debate sobre la necesidad de lograr los plenos derechos políticos de los inmigrantes en este país.

Por otra parte, se designó una Comisión especial para la organización del próximo Encuentro Nacional de líderes inmigrantes en la Provincia de Córdoba, al que la Dirección Nacional de Migraciones comprometió su asistencia a través de su Director Nacional.

Los encuentros del año 2014 y del año 2015 constituyen hechos significativos ya que ponen en debate la verdadera integración latinoamericana y contribuyen a hacer realidad el sueño de la “patria grande” desde una perspectiva plurinacional e intercultural.

Más información en los siguientes enlaces:
http://www.lavoz.com.ar/blogs/voces/lideres-migrantes-piden-rever-la-resolucion-del-falso-turista
http://andhes.org.ar/andhes-participo-del-primer-encuentro-de-lideres-inmigrantes-en-argentina-en-neuquen/

http://migracionesfccam.org.ar/index.php/1er-encuentro-nacional-de-lideres-inmigrantes-en-argentina-evaluando-los-10-anos-de-la-ley-de-migraciones-25-871/

UCIC: Rosario de Santa Fe 374 2° Piso Bº Centro Telf. (0351)4342437 int .247 Fax: 4244588 Cordoba R.A.
E-mail: inmigrantesucic@yahoo.com.ar

lunes, 23 de marzo de 2015

Proclamación del Decenio Internacional de l os Afrodescendientes

Sexagésimo octavo período de sesiones
Tema 67 b) del programa 

Resolución aprobada por la Asamblea General el 23 de diciembre de 2013
{Sin remisión previa a una Comisión Principal (A/68/L.34)]

68/237. Proclamación del Decenio Internacional de los Afrodescendientes
 
La Asamblea General

Recordando su resolución 52/111, de 12 de diciembre de 1997, en la que decidió convocar la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, y sus resoluciones 56/266, de 27 de marzo de 2002, 57/195, de 18 de diciembre de 2002, 58/160, de 22 de diciembre de 2003, 59/177, de 20 de diciembre de 2004, y 60/144 , de 16 de diciembre de 2005, que orientaron el seguimiento general de la Conferencia Mundial y la aplicación efectiva de la Declaración y el Programa de Acción de Durban1, 

Reiterando que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y tienen la capacidad de contribuir de manera constructiva al desarrollo y bienestar de la sociedad, y que todas las doctrinas de superioridad racial son científicamente falsas, moralmente condenables, socialmente injustas y peligrosas y deben rechazarse, al igual que las teorías con que se pretende determinar la existencia de distintas razas humanas, 

Reconociendo los esfuerzos realizados y las iniciativas emprendidas por los Estados para prohibir la discriminación y la segregación y promover el goce pleno de los derechos económicos, sociales y culturales, así como de los derechos civiles y políticos,

Poniendo de relieve que, a pesar de la labor llevada a cabo a este respecto, millones de seres humanos siguen siendo víctimas del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, incluidas sus manifestaciones contemporáneas, algunas de las cuales adoptan formas violentas,
Poniendo de relieve también su resolución 64/169, de 18 de diciembre de 2009, en la que proclamó 2011 Año Internacional de los Afrodescendientes,

Recordando sus resoluciones 3057 (XXVIII), de 2 de noviembre de 1973, 38/14 , de 22 de noviembre de 1983, y 48/91, de 20 de diciembre de 1993, en las que proclamó los tres Decenios de la Lucha contra el Racismo y la Discriminación Racial, y consciente de que sus objetivos todavía no se han alcanzado,

Subrayando su resolución 67/155, de 20 de diciembre de 2012, en la que solicitó al Presidente de la Asamblea General que, en consulta con los Estados Miembros, los programas y organizaciones competentes de las Naciones Unidas y la sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales, pusiera en marcha un proceso preparatorio de carácter oficioso y consultivo que condujera a la proclamación, en 2013, del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, con el tema “Afrodescendientes: reconocimiento, justicia y desarrollo”,

Recordando el párrafo 61 de su resolución 66/144, de 19 de diciembre de 2011, en la que alentaba al Grupo de Trabajo de Expertos sobre los Afrodescendientes a que formulase un programa de acción, con tema incluido, para su aprobación por el Consejo de Derechos Humanos, y a este respecto, tomando nota de la resolución 21/33 del Consejo, de 28 de septiembre de 20122, en la que el Consejo acogió con agrado el proyecto de programa de acción para el Decenio de los Afrodescendientes3 y decidió remitirlo a la Asamblea General, con miras a su aprobación, 

Tomando nota con aprecio de la labor realizada por el Grupo de Trabajo de
Expertos sobre los Afrodescendientes en la elaboración de un proyecto de programa de acción exhaustivo y que abarca numerosas esferas que podrían servir como marco general al programa de acción para el Decenio Internacional de los Afrodescendientes, y el informe del Secretario General sobre cómo lograr que el Decenio Internacional sea efectivo4,
1. Proclama el Decenio Internacional de los Afrodescendientes, que comenzará el 1 de enero de 2015 y terminará el 31 de diciembre de 2024, con el tema Afrodescendientes: reconocimiento, justicia y desarrollo”, que se inaugurará de forma oficial inmediatamente después del debate general del sexagésimo noveno período de sesiones de la Asamblea General;
2. Solicita al Presidente de la Asamblea General, por conducto del facilitador, que siga celebrando consultas con los Estados miembros de la Asamblea General y otros interesados, con miras a elaborar un programa para la aplicación del Decenio Internacional, basándose en el proyecto de programa elaborado por el Grupo de Trabajo Intergubernamental sobre la Aplicación Efectiva de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, que se ultimará y aprobará durante el sexagésimo octavo período de sesiones de la Asamblea y a más tardar el 30 de junio de 2014;
3. Pide que se asigne financiación previsible con cargo al presupuesto ordinario y los recursos extrapresupuestarios de las Naciones Unidas para la aplicación efectiva del programa de acción y las actividades que se realicen en el marco del Decenio Internacional.

72ª sesión plenaria
23 de diciembre de 2013


1Véase A/CONF.189/12 y Corr.1, cap. I.
2 Véase Documentos Oficiales de la Asamblea General, sexagé simo séptimo período de sesiones, Suplemento núm. 53ª (A/67/53/Add.1), cap. II.
3 A/HRC/21/60/Add.2.
4 A/67/879.
Fuente: http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/68/237

domingo, 15 de marzo de 2015

Programa de actividades del Decenio Internacional para los Afrodescendientes


I. Introducción
A. Antecedentes
1. El Decenio Internacional para los Afrodescendientes, que se celebrará de 2015 a 2024, constituye un auspicioso período de la historia en el que las Naciones Unidas, los Estados Miembros, la sociedad civil y todos los demás agentes pertinentes se sumarán a los afrodescendientes y adoptarán medidas eficaces para poner en práctica el programa de actividades en un espíritu de reconocimiento, justicia y desarrollo. El programa de actividades reconoce que la Declaración y el Programa de Acción de Durban3 constituyen un marco amplio de las Naciones Unidas y una base sólida para la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia y representan una nueva etapa en los esfuerzos de las Naciones Unidas y la comunidad internacional por restablecer los derechos y la dignidad de los afrodescendientes.

2. La ejecución del programa de actividades del Decenio Internacional forma parte integral de la aplicación plena y efectiva de la Declaración y el Programa de Acción de Durban y se atiene a las disposiciones de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial4, que son los principales instrumentos internacionales para la eliminación del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia. Con el Decenio Internacional, por tanto, deberán lograrse importantes sinergias para la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia.

3. En la Declaración y el Programa de Acción de Durban se reconoció que los afrodescendientes fueron víctimas de la esclavitud, la trata de esclavos y el colonialismo y que continuaban siéndolo de sus consecuencias. El proceso de Durban realzó la imagen de los afrodescendientes y contribuyó a que se hicieran avances sustanciales en la promoción y protección de sus derechos como resultado de las medidas concretas adoptadas por los Estados, las Naciones Unidas, otros órganos internacionales y regionales y la sociedad civil.

4. Lamentablemente, pese a los avances mencionados, el racismo y la discriminación racial, tanto directos como indirectos, tanto de facto como de jure, siguen manifestándose en la desigualdad y las desventajas. Los afrodescendientes de todo el mundo, ya sean descendientes de las víctimas de la trata transatlántica de esclavos o migrantes más recientes, constituyen algunos de los grupos más pobres y más marginados. Los estudios realizados por organismos internacionales y nacionales, y las conclusiones extraídas de esos estudios, demuestran que los afrodescendientes todavía tienen un acceso limitado a servicios de educación y salud de calidad, a la vivienda y la seguridad social. En muchos casos, su situación sigue siendo en gran medida invisible, y no se han reconocido ni se respetan de manera suficiente los esfuerzos de los afrodescendientes para obtener reparación por su condición actual. Con demasiada frecuencia son objeto de discriminación en la administración de justicia y se enfrentan a tasas alarmantes de violencia policial, así como a la aplicación de perfiles delictivos en función de la raza. Además, son bajos sus niveles de participación política, tanto a la hora de ejercer el voto como en el ejercicio de cargos políticos.

5. Los afrodescendientes pueden sufrir formas múltiples, agravadas y concomitantes de discriminación por otros motivos conexos, como la edad, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otro tipo, el origen social, el patrimonio, la discapacidad, el nacimiento u otra condición.
6. La promoción y protección de los derechos humanos de los afrodescendientes debe ser un tema de interés prioritario para las Naciones Unidas. A este respecto, el Decenio Internacional para los Afrodescendientes es una iniciativa oportuna e importante y una oportunidad excepcional para subrayar la significativa contribución realizada por los afrodescendientes a nuestras sociedades y proponer medidas concretas con el fin de promover su plena inclusión y luchar contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia.

B. Tema del Decenio Internacional
7. Según proclamara la Asamblea General en su resolución 68/237, el tema del Decenio Internacional es “Afrodescendientes: reconocimiento, justicia y desarrollo”.

C. Objetivos del Decenio Internacional
8. La no discriminación y la igualdad ante la ley y el derecho a igual protección de la ley constituyen principios fundamentales de las normas internacionales de derechos humanos y sustentan la Declaración Universal de Derechos Humanos5 y los principales tratados e instrumentos internacionales en la materia. En tal sentido, el objetivo principal del Decenio Internacional debe consistir en promover el respeto, la protección y la realización de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de los afrodescendientes, como se reconoce en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Este objetivo principal puede lograrse mediante la aplicación plena y efectiva de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, el documento final de la Conferencia de Examen de Durban6 y la declaración política con motivo del décimo aniversario de la aprobación de la Declaración y el Programa de Acción de Durban7 y mediante la adhesión universal a la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y a otros instrumentos internacionales y regionales de derechos humanos pertinentes o su ratificación y la plena aplicación de las obligaciones que dimanen de ellos.
9. El Decenio se centrará en los objetivos específicos siguientes:
a) Reforzar la adopción de medidas y la cooperación a nivel nacional, regional e internacional para lograr que los afrodescendientes disfruten a plenitud de sus derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos y participen plenamente y en igualdad de condiciones en todos los ámbitos de la sociedad;
b) Promover un mayor conocimiento y respeto de la diversidad de la herencia y la cultura de los afrodescendientes y de su contribución al desarrollo de las sociedades;
c) Aprobar y fortalecer marcos jurídicos nacionales, regionales e internacionales de conformidad con la Declaración y el Programa de Acción de Durban y la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, y asegurar su aplicación plena y efectiva.

Actividades que se llevarán a cabo durante el Decenio Internacional En el plano nacional
10. Los Estados deberían adoptar medidas concretas y prácticas mediante la aprobación y aplicación efectiva de marcos jurídicos nacionales e internacionales y de políticas y programas de lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia a que se enfrentan los afrodescendientes, teniendo en cuenta la situación particular de las mujeres, las niñas y los varones jóvenes, realizando, entre otras cosas, las actividades que se describen a continuación.

1. Reconocimiento
a) Derecho a la igualdad y la no discriminación
11. Los Estados deberían:
a) Eliminar todos los obstáculos que impiden que los afrodescendientes disfruten en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos, económicos, sociales, culturales, civiles y políticos, incluido el derecho al desarrollo;
b) Promover la aplicación efectiva de los marcos jurídicos nacionales e internacionales;
c) Retirar las reservas que sean contrarias al objeto y la finalidad de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y considerar la posibilidad de retirar otras reservas;
d) Llevar a cabo una revisión exhaustiva de la legislación nacional con el fin de identificar y abolir las disposiciones que implican discriminación directa o indirecta;
e) Aprobar o reforzar disposiciones legislativas amplias contra la discriminación y velar por que se apliquen de manera efectiva;
f) Proporcionar una protección eficaz a los afrodescendientes y revisar y derogar todas las leyes que tengan efectos discriminatorios en los afrodescendientes que enfrentan formas múltiples, agravadas o concomitantes de discriminación;
g) Aprobar, reforzar y aplicar políticas orientadas a la acción, programas y proyectos de lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia que estén dirigidos a garantizar el pleno disfrute, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los afrodescendientes; se alienta también a los Estados a que elaboren planes de acción nacionales para promover la diversidad, la igualdad, la equidad, la justicia social, la igualdad de oportunidades y la participación de todos;
h) Establecer mecanismos o instituciones nacionales con miras a formular, seguir de cerca y aplicar políticas de lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia y promover la igualdad racial, con la participación de representantes de la sociedad civil, o fortalecer los ya establecidos;
i) Establecer, según proceda, instituciones nacionales independientes de derechos humanos, con arreglo a los Principios de París8, o mecanismos similares en los que participe la sociedad civil, o reforzar los ya establecidos, y proporcionarles recursos financieros, otorgarles competencia y dotarlos de capacidad de manera suficiente para la protección, promoción y vigilancia en la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia.

b) Educación sobre la igualdad y concienciación
12. Los Estados deberían:
a) Celebrar la inauguración del Decenio Internacional a nivel nacional y preparar programas de acción y de actividades nacionales para la aplicación plena y efectiva del Decenio;
b) Organizar conferencias nacionales y otras actividades encaminadas a entablar un debate público y crear conciencia sobre la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, con la participación de todos los interesados pertinentes, incluidos el Gobierno, representantes de la sociedad civil y las personas o grupos de personas que son víctimas;
c) Promover un mayor conocimiento y el reconocimiento y respeto de la cultura, la historia y el patrimonio de los afrodescendientes a través de, entre otros medios, la investigación y la educación, y abogar para que la historia y las contribuciones de los afrodescendientes se incluyan de forma completa y precisa en los planes de estudio;
d) Promover el papel positivo que los dirigentes y partidos políticos, los dirigentes de las comunidades religiosas y los medios de comunicación podrían seguir desempeñando en la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, entre otras formas, al reconocer públicamente y respetar la cultura, la historia y el patrimonio de los afrodescendientes;
e) Sensibilizar a la población mediante actividades de información y educación con miras a restablecer la dignidad de los afrodescendientes, y considerar la posibilidad de ofrecer apoyo a las organizaciones no gubernamentales en la realización de esas actividades;
f) Apoyar las iniciativas de educación y capacitación de las organizaciones no gubernamentales y los afrodescendientes en el uso de los medios proporcionados por los instrumentos internacionales de derechos humanos que se refieren al racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia;
g) Velar por que los libros de texto y otros materiales educativos reflejen con precisión los hechos históricos relativos a tragedias y atrocidades del pasado, en particular la esclavitud, la trata de esclavos, la trata transatlántica de esclavos y el colonialismo, a fin de evitar los estereotipos y la tergiversación o la falsificación de esos hechos históricos, que podrían propiciar el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, e incluir el papel desempeñado en ellos por los países respectivos, y con ese propósito:
i) Apoyar las iniciativas de investigación y educación;
ii) Tributar reconocimiento a las víctimas y sus descendientes estableciendo monumentos, de no haberlos, en los países que se beneficiaron o fueron responsables de la esclavitud, la trata de esclavos, la trata transatlántica de esclavos y el colonialismo y de tragedias pasadas, así como en los sitios de partida, llegada y reubicación, y proteger los sitios culturales conexos.

c) Reunión de información
13. De conformidad con lo dispuesto en el párrafo 92 del Programa de Acción de Durban, los Estados deberían recoger, recopilar, analizar, difundir y publicar datos estadísticos fidedignos a nivel nacional y local y tomar todas las demás medidas conexas necesarias para evaluar periódicamente la situación de los afrodescendientes que son víctimas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia.
14. Esos datos estadísticos deberían desglosarse con arreglo a la legislación nacional, respetando el derecho a la privacidad y el principio de la conciencia de identidad personal.
15. Debería reunirse información para hacer un seguimiento de la situación de los afrodescendientes, evaluar los progresos realizados, aumentar su visibilidad e identificar las disparidades sociales. Esa información también debería servir para evaluar y orientar la formulación de políticas y medidas para prevenir, combatir y erradicar el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia.
d) Participación e inclusión
16. Los Estados deberían adoptar medidas para facilitar la participación plena, equitativa y efectiva de los afrodescendientes en los asuntos públicos y políticos sin discriminación, de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos.

2. Justicia
a) Acceso a la justicia
17. Los Estados también deberían adoptar otras iniciativas, como:
a) Poner en práctica medidas que aseguren la igualdad ante la ley, en particular en cuanto al disfrute del derecho a la igualdad de tratamiento en los tribunales y todos los demás órganos encargados de administrar justicia;
b) Elaborar, aplicar y hacer cumplir medidas eficaces para eliminar el fenómeno conocido popularmente como perfiles raciales, es decir, la aplicación de perfiles delictivos en función de la raza;
c) Eliminar los estereotipos institucionalizados sobre los afrodescendientes y aplicar las sanciones apropiadas a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que actúan sobre la base de perfiles raciales;
d) Asegurar que los afrodescendientes tengan pleno acceso a la protección y a recursos efectivos, ante los tribunales nacionales competentes y otras instituciones del Estado, contra todo acto de discriminación racial, así como el derecho a pedir a esos tribunales satisfacción o reparación justa y adecuada por todo daño ocasionado por un acto de ese tipo;
e) Adoptar medidas efectivas y pertinentes, incluidas, según proceda, medidas jurídicas para combatir todos los actos de racismo, en particular la difusión de ideas basadas en la superioridad o el odio racial, la incitación al odio racial, la violencia o la incitación a la violencia racial, así como las actividades de propaganda racista y la participación en organizaciones racistas; se alienta también a los Estados a que adopten medidas para que esas motivaciones se consideren circunstancia agravante al imponer la pena;
f) Facilitar el acceso a la justicia de los afrodescendientes que son víctimas del racismo proporcionándoles la información jurídica necesaria sobre sus derechos y prestándoles asistencia jurídica cuando proceda;
g) Prevenir y castigar todas las violaciones de los derechos humanos que afectan a los afrodescendientes, entre ellas la violencia, los actos de tortura y trato inhumano o degradante, incluidos los cometidos por funcionarios del Estado;
h) Velar por que los afrodescendientes, al igual que todas las demás personas, disfruten de todas las garantías de un juicio imparcial y de igualdad ante la ley consagradas en los instrumentos internacionales de derechos humanos pertinentes y, específicamente, del derecho a la presunción de inocencia, el derecho a asistencia letrada y a un intérprete, el derecho a comparecer ante un tribunal independiente e imparcial, las garantías de justicia, y todos los derechos reconocidos a los reclusos;
i) Reconocer y lamentar profundamente los indecibles sufrimientos y males infligidos a millones de hombres, mujeres y niños como resultado de la esclavitud, la trata de esclavos, la trata transatlántica de esclavos, el colonialismo, el apartheid, el genocidio y tragedias pasadas, observando que algunos Estados han tomado la iniciativa de pedir perdón y han pagado una indemnización, en los casos procedentes, por las graves y masivas violaciones perpetradas, y haciendo un llamamiento a los que todavía no hayan manifestado remordimiento ni presentado disculpas para que procuren de alguna forma ayudar a restablecer la dignidad de las víctimas;
j) Invitar a la comunidad internacional y sus miembros a honrar la memoria de las víctimas de esas tragedias, con miras a dar por clausurados esos oscuros capítulos de la historia y como medio de reconciliación y cicatrización de las heridas, observando también que algunos han tomado la iniciativa de lamentar lo sucedido, expresar remordimiento o pedir perdón, y haciendo un llamamiento a quienes todavía no hayan contribuido a restablecer la dignidad de las víctimas para que encuentren la manera adecuada de hacerlo y, en este sentido, expresando su agradecimiento a los países que ya lo hayan hecho;
k) Exhortar a todos los Estados interesados a que adopten medidas adecuadas y eficaces para hacer cesar e invertir las consecuencias duraderas de esas prácticas, teniendo presentes sus obligaciones morales.

b) Medidas especiales
18. La adopción de medidas especiales, como las de acción afirmativa, cuando proceda, es esencial para aliviar y corregir las diferencias en el disfrute de los derechos humanos y las libertades fundamentales que afectan a los afrodescendientes, protegerlos de la discriminación y superar las disparidades persistentes o estructurales y las desigualdades de facto resultantes de circunstancias históricas. En tal sentido, los Estados deberían desarrollar o elaborar planes de acción nacionales para promover la diversidad, la igualdad, la equidad, la justicia social, la igualdad de oportunidades y la participación de todos. Con ayuda de, entre otras cosas, medidas y estrategias afirmativas o positivas, esos planes deberían tener por finalidad crear las condiciones necesarias para que todos participaran efectivamente en el proceso de adopción de decisiones y ejercieran los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales en todas las esferas de la vida sobre la base de la no discriminación.

3. Desarrollo
a) Derecho al desarrollo y medidas de lucha contra la pobreza
19. De conformidad con la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo9, los Estados deberían adoptar medidas destinadas a garantizar la participación activa, libre y significativa de todas las personas, incluidos los afrodescendientes, en el desarrollo y la adopción de decisiones relacionadas con este, así como en la distribución justa de los beneficios que de él se derivan.
20. Reconociendo que la pobreza es a la vez causa y consecuencia de la discriminación, los Estados deberían, según proceda, adoptar programas nacionales para erradicar la pobreza y reducir la exclusión social que tengan en cuenta las necesidades y experiencias específicas de los afrodescendientes, o reforzar los existentes, y deberían también intensificar sus gestiones para promover la cooperación bilateral, regional e internacional en la ejecución de esos programas.
21. Los Estados deberían aplicar medidas para proteger a los grupos de afrodescendientes con raíces ancestrales.

b) Educación
22. Los Estados deberían adoptar todas las medidas necesarias para hacer efectivo el derecho de los afrodescendientes, en particular de los niños y jóvenes, a la enseñanza primaria gratuita y el acceso, sin discriminación, a todos los niveles y formas de educación pública de calidad. Los Estados deberían:
a) Velar por que se proporcione una educación de calidad y accesible en las zonas en que viven comunidades de afrodescendientes, sobre todo en las comunidades rurales y marginadas, prestando atención a la mejora de la calidad de la educación pública;
b) Adoptar medidas para garantizar que los sistemas educativos públicos y privados no discriminen ni excluyan a los niños afrodescendientes y asegurar que estén protegidos de la discriminación directa o indirecta, los estereotipos negativos, la estigmatización y la violencia de sus compañeros o maestros; con este fin, se debería impartir capacitación y concienciar a los maestros y adoptar medidas para aumentar el número de maestros afrodescendientes en las instituciones educativas.

c) Empleo
23. Los Estados deberían adoptar medidas concretas para eliminar el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia en el lugar de trabajo contra todos los trabajadores, en particular los afrodescendientes, incluidos los migrantes, y asegurar la plena igualdad de todos ante la ley, incluida la legislación laboral, y eliminar, según proceda, los obstáculos a la participación en la formación profesional, la negociación colectiva, el empleo, los contratos y las actividades sindicales; el acceso a los tribunales judiciales y administrativos para plantear quejas; el derecho a buscar empleo en diferentes partes del país de residencia; y el trabajo en condiciones seguras y saludables.

d) Salud
24. Los Estados deberían adoptar medidas para mejorar el acceso de los afrodescendientes a servicios de salud de calidad.

e) Vivienda
25. Reconociendo que muchos afrodescendientes viven en viviendas precarias e inseguras, los Estados deberían elaborar y ejecutar, según proceda, políticas y proyectos con miras a, entre otras cosas, asegurar que puedan tener y mantener un hogar y una comunidad seguros en los que puedan vivir en paz y con dignidad.

4. Formas múltiples o agravadas de discriminación
26. Los Estados deberían aprobar y aplicar políticas y programas que proporcionen una protección eficaz a los afrodescendientes que se enfrentan a formas múltiples, agravadas y concomitantes de discriminación por otros motivos conexos, como la edad, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otro tipo, el origen social, el patrimonio, la discapacidad, el nacimiento u otra condición, y revisar y derogar todas las políticas y leyes que discriminen a esas personas.
27. Los Estados deberían incorporar una perspectiva de género en la formulación y supervisión de las políticas públicas, teniendo en cuenta las necesidades y realidades específicas de las mujeres y niñas de ascendencia africana, incluso en la esfera de la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos, en consonancia con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo10, la Plataforma de Acción de Beijing11 y los documentos finales de sus conferencias de examen, y garantizar un acceso adecuado a la atención de la salud materna.

B. En los planos regional e internacional
1. Medidas que habrán de adoptar la comunidad internacional y las organizaciones internacionales y regionales
28. La comunidad internacional, las organizaciones internacionales y regionales, en particular los programas, fondos, organismos especializados y otros órganos competentes de las Naciones Unidas, las instituciones internacionales financieras y de desarrollo y otros mecanismos internacionales deberían, en el marco de sus esferas de competencia, asignar gran prioridad a los programas y proyectos destinados específicamente a combatir el racismo y la discriminación racial contra los afrodescendientes, teniendo plenamente en cuenta la Declaración y el Programa de Acción de Durban, el documento final de la Conferencia de Examen de Durban, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y la declaración política de la reunión de alto nivel de la Asamblea General para celebrar el décimo aniversario de la aprobación de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, y deberían, entre otras cosas:
a) Adoptar medidas para crear conciencia sobre el Decenio Internacional, incluso mediante campañas de sensibilización, y organizar y apoyar otras actividades, teniendo presente el tema del Decenio;
b) Seguir difundiendo ampliamente la Declaración y el Programa de Acción de Durban, el documento final de la Conferencia de Examen de Durban y la declaración política de la reunión de alto nivel de la Asamblea General para celebrar el décimo aniversario de la aprobación de la Declaración y el Programa de Acción de Durban;
c) Seguir dando a conocer la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial;
d) Ayudar a los Estados a aplicar de manera plena y efectiva las obligaciones dimanantes de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y a ratificar la Convención o adherirse a ella, con miras a lograr su ratificación universal;
e) Ayudar a los Estados a aplicar de manera plena y efectiva los compromisos que hayan contraído en virtud de la Declaración y el Programa de Acción de Durban;
f) Incorporar los derechos humanos en los programas de desarrollo, incluso en los ámbitos del acceso a los derechos a la educación, el empleo, la salud, la vivienda y la tierra y los derechos laborales y el disfrute de esos derechos;
g) Asignar especial prioridad a los proyectos dedicados a la reunión de datos estadísticos;
h) Prestar apoyo a las iniciativas y los proyectos encaminados a honrar y preservar la memoria histórica de los afrodescendientes;
i) Utilizar el Decenio como una oportunidad para trabajar con los afrodescendientes en la elaboración de medidas apropiadas y eficaces para hacer cesar e invertir las consecuencias duraderas de la esclavitud, la trata de esclavos y la trata transatlántica de africanos cautivos y, con ese fin, asegurar tanto la participación de organizaciones no gubernamentales, otros interesados y la sociedad civil en general como la consulta con ellos;
j) Al planificar las actividades del Decenio, examinar la forma en que los programas y los recursos existentes podrían utilizarse con mayor eficacia en beneficio de los afrodescendientes;
k) Prestar la debida atención, en los debates que celebren las Naciones Unidas sobre la agenda para el desarrollo después de 2015, a las metas y los objetivos cuyo objeto sea la eliminación del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia contra los afrodescendientes.

2. Disposiciones y medidas que habrá de adoptar la Asamblea General
29. La Asamblea General debería:
a) Nombrar coordinador del Decenio al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para que dé seguimiento a la ejecución de las actividades previstas en el Decenio;
b) Solicitar al Secretario General que presente un informe anual sobre la marcha de los trabajos relativos a la ejecución de las actividades del Decenio, teniendo en cuenta la información y las opiniones proporcionadas por los Estados, los órganos de derechos humanos competentes, los órganos y mecanismos de las Naciones Unidas, los organismos especializados, fondos y programas, las organizaciones internacionales, regionales, subregionales y no gubernamentales, incluidas las organizaciones de afrodescendientes, las instituciones nacionales de derechos humanos y otros interesados;
c) Solicitar al Departamento de Información Pública de la Secretaría que, en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y las organizaciones regionales y subregionales, ponga en marcha una campaña de sensibilización para informar al público en general sobre la historia, las contribuciones, en particular al desarrollo a nivel mundial, los problemas, las experiencias contemporáneas y la situación de los derechos humanos de los afrodescendientes;
d) Alentar a que se emita un sello postal de la Administración Postal de las Naciones Unidas sobre el Decenio Internacional para los Afrodescendientes;
e) Invitar a las organizaciones regionales y subregionales, los organismos especializados, los fondos y programas y las oficinas de las Naciones Unidas a que realicen estudios dentro de sus respectivos ámbitos de competencia y conocimientos especializados y presenten informes sobre los temas del Decenio; dichos estudios podrían servir de base para el examen de mitad de período del Decenio a fin de dar seguimiento a los progresos realizados, intercambiar prácticas de aprendizaje entre los principales agentes y fundamentar planes y políticas para los cinco años restantes del Decenio y los años siguientes;
f) Solicitar a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que durante el Decenio mantenga y consolide su programa de becas para afrodescendientes;
g) Solicitar a la Oficina del Alto Comisionado que incluya una sección sobre el Decenio Internacional para los Afrodescendientes en la base de datos relativa a la lucha contra la discriminación;
h) Solicitar a los Estados que consideren la posibilidad de adoptar medidas para seguir promoviendo y protegiendo los derechos humanos de los afrodescendientes consagrados en los instrumentos internacionales de derechos humanos, en particular mediante la elaboración de un proyecto de declaración de las Naciones Unidas sobre la promoción y el pleno respeto de los derechos humanos de los afrodescendientes;
i) Decidir establecer un foro que sirva de mecanismo de consulta, que esté a cargo de uno de los actuales mecanismos de seguimiento de Durban como el Grupo de Trabajo de Expertos sobre los Afrodescendientes o el Grupo de Trabajo Intergubernamental sobre la Aplicación Efectiva de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, y a este respecto pide al Consejo de Derechos Humanos que asigne dos o tres días de los períodos de sesiones anuales de uno de esos mecanismos para dedicarlos a ese propósito, asegurando así la participación inclusiva de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas, los fondos y programas y organismos especializados de las Naciones Unidas, las organizaciones de la sociedad civil integradas por afrodescendientes y todos los demás interesados pertinentes;
j) Solicitar al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que siga aumentando y fortaleciendo su apoyo a los mecanismos competentes del Consejo de Derechos Humanos en la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia en el contexto del Decenio;
k) Alentar a todos los Estados, las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, las instituciones privadas y particulares, así como otros donantes que estén en condiciones de hacerlo, a que hagan contribuciones generosas al Fondo Fiduciario del Programa para el Decenio de la Lucha Contra el Racismo y la Discriminación Racial a fin de contribuir a la ejecución exitosa del programa;
l) Solicitar al Secretario General que otorgue gran prioridad a la ejecución del programa de actividades del Decenio Internacional y asigne una financiación previsible, con cargo al presupuesto ordinario y a recursos extrapresupuestarios de las Naciones Unidas, para la ejecución efectiva del programa de acción y las actividades del Decenio;
m) Seguir examinando el Decenio, y convocar un examen de mitad de período para hacer un balance de los progresos realizados y adoptar una decisión sobre las medidas que sean necesarias;
n) Organizar una evaluación final del Decenio, que tendrá lugar en el marco de un evento internacional de alto nivel para celebrar el final del Decenio Internacional para los Afrodescendientes;
o) Asegurar la terminación de las obras y la inauguración de un monumento permanente en la Sede de las Naciones Unidas para honrar la memoria de las víctimas de la esclavitud y la trata transatlántica de esclavos antes del examen de mitad de período en 2020.

Fuente: http://www.un.org/es/events/africandescentdecade/pdf/plan_action_spanish.pdf