Entrevista Nengumbi con Paul Byrne

Buenos Aires, Argentina Diciembre 2009

sábado, 16 de julio de 2016

La larga batalla de las reparaciones por esclavitud: ¿por qué Europa se niega a pagar?

Por Historia General de África

En su gira oficial por Jamaica, la primera en 14 años de un primer ministro británico, David Cameron quería destacar el flamante fondo millonario para la construcción de infraestructura y otros aportes de Reino Unido para beneficio de la isla caribeña.

En cambio, los ojos –y los oídos– de la población jamaiquina, más de 90% de ella de origen africano, estuvieron pendientes de si el líder conservador hacía referencia a uno de los pecados graves de la historia británica: el tráfico de esclavos.

Cameron habló… pero sus palabras no fueron precisamente las que esperaban los activistas.
“Espero que, como amigos que han pasado por tanto juntos, podamos dejar atrás ese legado doloroso”, dijo.

Pero es difícil que la controversia vaya a disiparse: el reclamo por las reparaciones es una batalla de larga data de organizaciones de derechos humanos que exigen compensación por los beneficios económicos que sacaron las fuerzas coloniales del siglo XVIII del tráfico transatlántico de esclavos, por el que 12 millones de africanos fueron vendidos como fuerza de trabajo impaga.
Ahora bien, ¿por qué el país que más se benefició de la esclavitud se niega a compensar a las víctimas?

Pariente lejano

El reclamo de Jamaica a Cameron no fue sólo a nivel general, sino también a título personal: los críticos aprovecharon su visita para recordarle una “mancha” en su árbol de familia. La del general James Duff, uno de sus primos lejanos.

Una investigación de University College de Londres (UCL) reveló que el hombre, un militar de carrera, en el siglo XIX había cobrado una fortuna a modo de compensación por las pérdidas que le generó la emancipación de sus 200 esclavos jamaiquinos una vez decretada la abolición.
Pero Duff –en rigor, un pariente muy lejano de Cameron– fue sólo uno de los muchos integrantes de la élite británica que cimentaron su riqueza en el lucrativo tráfico.

En realidad, una quinta parte de todas las fortunas de la época se amasó con dinero esclavo.
 Image copyrightGETTY
Image captionLos empresarios coloniales se beneficiaron del trabajo gratuito de los esclavos, usualmente en condiciones inhumanas.

Estos son los argumentos que el académico Hilary Beckles, director de la Comisión de Reparaciones de la Comunidad del Caribe (Caricom), esgrime para exigir a Europa alguna clase de compensación.
“No pedimos limosnas o cualquier otra forma de sumisión indecente. Simplemente pedimos que se asuma la responsabilidad y se den pasos para contribuir en un programa conjunto de rehabilitación y renovación”, escribió Beckles en una carta abierta en el Jamaica Observer, publicada durante el viaje de Cameron.
Caricom estableció su comisión especializada en 2013 con el fin de abrir el diálogo con las ex naciones esclavistas, sobre todo Reino Unido, Francia y Holanda (las que mayormente operaron en el Caribe).
Y, a juzgar por sus reiteradas amenazas, no sólo de diálogo se trata: tiene intenciones de emprender acciones legales a través de la Corte Internacional de Justicia.
Con pena pero sin culpa

Sin embargo, Reino Unido ha descartado de plano el pago de reparaciones, bajo el argumento de que “no son el enfoque adecuado”, según expresó un portavoz de Cameron.
Y el actual primer ministro no es el primero en mantener la negativa: en 2006, Tony Blair expresó su “profunda tristeza” por el comercio de esclavos del pasado, pero se abstuvo de asumir culpa histórica.
Incluso cuando apenas meses antes la Iglesia de Inglaterra se había reconocido responsable de sacar rédito económico de ese comercio inhumano.


Image copyrightGETTY
Image captionLos mercaderes británicos fueron responsables de unos 3 millones de traslados de esclavos de África Occidental.
¿Cómo se sostiene la postura británica?
Por empezar, las declaraciones oficiales se guardan de mantener la diferencia semántica, no menor, que existe entre “estar apenado” y “asumir responsabilidad”.
Detrás de la terminología hay una dimensión económica clave. Los analistas señalan que la reticencia a emitir una disculpa oficial bien puede basarse en el temor de que, una vez hecha, el gobierno se vuelva financieramente responsable, dando lugar a toda clase de demandas.
Sorprendentemente, los únicos en jamás recibir compensación en relación con el tráfico esclavo fueron los mismos esclavistas: unos 46.000 de ellos, a quienes el gobierno británico pagó US$30 millones tras el Acta de Abolición de 1833 para cubrir el impacto que la pérdida de mano de obra iba a tener en sus empresas.
Esa suma representa unos US$3.000 millones de hoy. Los libertos, en cambio, no recibieron nada.

COMPENSACIONES POR ESCLAVITUD


US$30 millones:
el dinero que entregó el gobierno británico a unos 46.000 dueños de esclavos tras el Acta de Abolición de 1833, para compensarlos por la pérdida de mano de obra
US$3.000 millones en dinero de hoy
US$0 fue lo que recibieron los libertos en el mismo momento histórico

A la hora de calcular reparaciones, no existe una fórmula acordada para traducir a moneda actual los salarios impagos de los millones de esclavos, que es una de las formas que se han pensado para cuantificar las compensaciones.

En 1997, una comisión africana exigía que Occidente retribuyera al continente con US$777 billones, 70 veces el producto interno bruto de Estados Unidos por entonces. El planteo fue desestimado casi de inmediato, porque hasta los “reparacionistas” más militantes coincidieron en que era desproporcionado.
Ahora, la Comisión de Caricom no ha puesto un número a su reclamo. En cambio, ha sugerido que las reparaciones podrían pagarse mediante condonaciones de deuda de los países afectados en África y el Caribe, o con contribuciones financieras para sus sistemas educativo y sanitario.
La propuesta sigue el modelo país-a-país, como el que utilizó Alemania Occidental para resarcir a Israel por la muerte de 6 millones de judíos en el Holocausto.

Otros caminos
Otros grupos, en tanto, han tomado distintos cursos de acción.
Por ejemplo, la Nación Rastafari, como se llama al grupo religioso constituido en Jamaica desde 1930, cree que los ex países esclavistas deberían pagar US$129.000 millones para reubicar a medio millón de rastafaris en el continente de sus ancestros.

En este caso, el modelo de reclamo se parece más al que aplicó Nueva Zelanda, donde el gobierno indemnizó a la población Maorí –no un país entero, sino un grupo particular- por la violación de los derechos de propiedad.

O al acuerdo alcanzado por el gobierno británico, obligado por un fallo judicial de 2012, para compensar a las víctimas de tortura durante el levantamiento de los Mau Mau en Kenia, durante la era de dominio colonial inglés.


Image captionEsclavos a la venta: un aviso en la prensa de la época anuncia la llegada de barcos cargados de mano de obra gratis para las colonias.

Pero existen divisiones entre reparacionistas: hay quienes consideran “insultante” que se diga que los descendientes de esclavos saldrán a litigar “en masa” si los gobiernos dan sus disculpas oficiales.
“Algunos quieren dinero, para otros es un tema de memoria y remembranza”, apunta el analista político y activista británico Patrick Vernon.

¿Demasiado remoto?
Incluso si los gobiernos reconocen que existe un sustento moral para las reparaciones, es poco probable que acepten negociarlas.

No sólo el británico: en Francia, el presidente François Hollande ha dicho que éstas son “imposibles” porque el pasado es “irreparable”.
En Estados Unidos, la noción de reparación para las víctimas de su propia esclavitud vuelve cada tanto al debate público; el Congreso emitió una disculpa hace unos años, pero nada ha dicho de pagos compensatorios.

“A mí me molesta lo que le hicieron los romanos a mis antepasados británicos. Entonces, ¿voy a reclamarle a los italianos?¿Hasta cuándo? ¿200 años, 500 años, 1.000 años después?
Julia Hartley, The Telegraph

El principal argumento de quienes se oponen es que se trata de violaciones ocurridas en un pasado muy remoto, sobre las que no existe un sentido de responsabilidad colectiva.
“A mí me molesta bastante lo que hicieron los romanos a mis antepasados británicos, por no mencionar las atrocidades de los vikingos. Entonces, ¿voy a reclamarle a los italianos y los daneses por ello? ¿Hasta cuándo? ¿200 años, 500 años, 1.000 años después? ¿O podemos pedir compensaciones por todo lo que ha ocurrido desde el Big Bang?”, opina la columnista Julia Hartley en “The Telegraph”.

Otro argumento apunta a la dificultad de determinar los beneficiarios: ¿quiénes serían compensados por el tráfico, los estados africanos modernos o los descendientes de aquellos que lo padecieron directamente?
Desde una postura filosófica, hay quienes incluso sostienen que la argumentación reparacionista es en sí misma “racista”.

“Es primitivismo moral: mis intereses están vinculados indisolublemente a mi propio grupo de parentesco y directamente enfrentados al tuyo. Es decir, está allí el mismo racismo que en teoría se intenta corregir”, señala por su parte el escritor Kevin Williamson en la publicación The Atlantic.

Pero quienes hacen campaña por las reparaciones rechazan de plano estas posturas: el tráfico de esclavos debe considerarse una excepción entre todas las causas de reparación, porque fue un atentado a la más básica de las leyes naturales, la que sostiene que el hombre es esencialmente libre.

Por ello, dicen, se trata de un crimen imprescriptible.
Y la presión sobre los gobiernos europeos difícilmente vaya a mermar: Naciones Unidas acaba de inaugurar su “Década para las Personas de Descendencia Africana”, que durará hasta 2024 y tendrá entre las prioridades de su agenda el reclamo de reparaciones por esclavitud.

Fuente: http://historiadeafrica.com/la-larga-batalla-de-las-reparaciones-por-esclavitud-por-que-europa-se-niega-a-pagar.html

Héroes afroargentinos recorren las comunas


Por: Lisa María Montaño Ortíz

La muestra itinerante “Héroes afrodescendientes argentinos invisibilizados” se encuentra ahora en la Comuna 10 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con la finalidad de contar a los vecinos los aportes de los afrodescendientes a la historia y la cultura nacional.


"El objetivo de llevar un mensaje concientizador a través de esta presentación artística se cumplió no solo con la ciudadanía sino también con quienes trabajamos aquí. Muchos desconocían estas historias de vida", dice Daniel D'Ippólito, presidente de la comuna 10 de la Ciudad de Buenos Aires sobre la muestraHéroes afrodescendientes argentinos invisibilizados, que se exhibe de modo itinerante en diversos barrios porteños con el propósito de promover el reconocimiento, la justicia y el desarrollo de la comunidad afro en la Argentina.

La propuesta cultural cuenta con 30 cuadros hechos por la artista plástica Mirta Toledo. Cada uno retrata a un prócer emblemático de esta comunidad permitiendo que quienes aprecien estas obras tengan la posibilidad de informarse sobre los aportes de los afrodescendientes a la historia y la cultura argentinas. “No sólo son obras llenas de color, sino que permiten rendir tributo a hacedores de nuestra patria que fueron desterrados por la ‘historia oficial’", enfatiza Toledo.

La iniciativa, que surgió del Instituto Argentino para la Igualdad, Diversidad e Integración (IARPIDI), empezó en 2013. En su andar, pasó por el Honorable Concejo Deliberante de San Isidro, el Espacio Cultural Carlos Gardel, las comunas 2, 4, 8, 9, 12 y próximamente llegará a la 11, luego de permanecer un mes en la Junta de Acción Comunal del barrio de Floresta.

"La primera etapa se conformaba de 20 cuadros y su finalidad era fomentar el reclamo por la promoción, defensa y protección de los derechos humanos de los afro en Argentina; en esta segunda etapa que se desarrolla en el marco las actividades del Decenio Internacional de los Afrodescendientes se agregaron 10 cuadros y la idea es llegar a 40", sostiene Nengumbi C. Sukama, director general del proyecto.

A su vez, remarca: “Desde que nació esta idea no habíamos tenido mucha colaboración. En 2014 fue muy difícil conseguir los espacios, lo que ocasionó que la actividad estuviera estancada. Lo afro siempre encuentra una resistencia, pero históricamente hemos sido persistentes". 

Este año, con la colaboración de Diego Leonardi, director general de las Comunas, “el panorama es muy positivo, él se encarga de gestionar los permisos y nosotros de garantizar que la muestra llegue a todos”, asegura Nengumbi.

El evento sigue los lineamientos del Decenio Internacional de los Afrodescendientes 2015- 2024, a casi un año de haber sido proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), cuyo propósito es que se reconozca la contribución realizada por los afrodescendientes a la sociedad y que se promuevan la difusión, reivindicación, inclusión, erradicación del racismo y toda práctica de intolerancia.

Para ver la galeria completa de fotos de este articulo, hay que ir a: http://www.diariopublicable.com/cultura/5386-heroes-afroargentinos-recorren-las-comunas.html

domingo, 13 de marzo de 2016

Misteriosa muerte de un líder de la comunidad senegalesa

Era un activista contra la discriminación racial - A Massar Baar lo hallaron tirado en una calle de San Cristóbal. Tenía golpes y cortes. Nadie sabe qué le pasó.



Fue encontrado con fuertes golpes y cortes en varias partes del cuerpo. Estaba tirado en una vereda del barrio porteño de San Cristóbal y una ambulancia lo llevó al hospital Ramos Mejía. Allí los médicos lo operaron dos veces. Pero no aguantó la segunda intervención y murió por la sangre que había perdido.
El ciudadano senegalés Massar Ba se dedicaba a ayudar a sus compatriotas que llegaban al país. Defendía a vendedores ambulantes y a todos aquellos que recibían algún tipo de discriminación racista o ataque de la Policía. Su muerte es un auténtico misterio.

En la madrugada del lunes, luego de un llamado al 911, una ambulancia lo recogió en la calle México al 1400 (y San José). Estaba inconsciente y no pudo decir qué le había sucedido. Murió en la mañana del martes.
El caso es investigado por la comisaría 8° de la Federal y por la fiscalía 7, a cargo de Justo Rovira. Los investigadores trataron de recolectar testimonios hablando con los vecinos de la zona donde apareció la víctima. Pero nadie vio ni escuchó nada y la mecánica de la muerte anoche seguía siendo un enigma.
“Reclamamos una investigación profunda porque Massar Ba era un referente y un activista antirracista. Su muerte se da en el marco del recrudecimiento de la violencia contra migrantes y vendedores ambulantes por parte de la Policía. Queremos que no se descarte la hipótesis principal: violencia institucional”, le dijo al sitio Cosecha Roja Christian Gruenberg, coordinador del programa Contra la Violencia Institucional del Ministerio Público de la Defensa.

Entre otras cosas, Bar fue director de la Casa de África en Argentina. Actualmente formaba parte además de la Agrupación Afro Xangó.

El 4 de febrero último, la Policía lo había desalojado de una casa donde vivía con otros inmigrantes. Le habían aumentado el alquiler de 14 mil a 30 mil pesos y no lo podía pagar. Massar tuvo que luchar para que lo dejaran sacar sus cosas. 

Lo último que se supo de la víctima es que el domingo a la noche habló por teléfono con un amigo, que ya declaró en la causa. El lunes a las cuatro de la mañana apareció herido en San Cristóbal.

En la Argentina vive la mayor colonia de senegaleses de Latinoamérica. La mayoría se gana la vida con la venta ambulante. Sus barrios preferidos son Retiro, Once y Constitución. Aunque también están los que trabajan en empresas de seguridad o como mozos. Muchos de ellos no logran acostumbrarse a la cultura argentina y al idioma y vuelven a los pocos años a su país. 

La Asociación de Residentes Senegaleses de la Argentina (ARSA), se limitó a sacar un comunicado en el que sólo informan la muerte de Massar Ba y destacan su labor como activista. 

Ahora la Policía analiza las cámaras de seguridad municipales y privadas de la zona donde apareció herido de muerte el senegalés para tratar de determinar qué es lo que paso. “Todavía no está claro si fue asesinado a golpes o sufrió algún tipo de accidente”, contaron los investigadores. Una hipótesis tenía que ver con algún tipo de venganza por su defensa de sus compatriotas que se dedican a ser manteros.

Fuente: ttp://www.clarin.com/policiales/Misteriosa-muerte-lider-comunidad-senegalesa_0_1538246636.html

jueves, 25 de febrero de 2016

Reunión de la Comunidad Afro con el Secretario de Derechos Humanos de la Nación

Por: Nengumbi C. Sukama



Como prometido en la reunión del 21 diciembre de 2015, el 23 de febrero de 2016, se reunieron en el Espacio de la Memoria (EX – ESMA) donde funciona actualmente la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, integrantes de las organizaciones de afrodescendientes y africanos con el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Lic. Claudio Avruj, el Director de la Dirección Nacional de Pluralismo e Interculturalidad, Lic. Julio Croci y la Subsecretaria de Promoción de Derechos, Lic. Marisa Silvia Nasimoff.


El objeto principal de la reunión consistió en intercambiar ideas y puntos de vista respecto de la implementación del Programa de Actividades del Decenio Internacional de los Afrodescendientes (01-01-2015 al 31-12-2024) decretado por las Naciones Unidas. Cabe recordar que en la reunión celebrada en diciembre de 2015, la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación había informado que la temática afrodescendientes iba a ser una de las prioridades en su agenda de trabajo.
Es en este clima de dialogo e intercambio que la Secretaría ratifica su compromiso en la difusión de la cultura afro; la promoción de los derechos humanos, entender que Argentina es un país con distintas identidades y comunidades, lo cual implica el trabajo de unir a los argentinos promoviendo la cohesión; combatiendo la discriminación; promover una cultura cívica combatiendo la monopolización cultural y darles valor agregado a otras culturas que lo necesiten; visibilizar la comunidad en el marco del Decenio y consolidarla para que juntos podamos alcanzar los objetivos del Decenio Internacional de los Afrodescendientes. 




En términos generales, de esta reunión, surgieron las siguientes propuestas:

•    Homenajear a los/las afrodescendientes argentinos/as por sus aportes en el marco de los festejos del Bicentenario de la independencia

•    Reconstruir la memoria oral de la comunidad afro en base de los archivos disponibles en distintas bibliotecas

•    Señalar lugares históricos de la presencia afro en colaboración con el Consejo Federal de Derechos Humanos

•    Promover una gestión asociada entre el Estado y la comunidad afro respecto de la organización y la celebración del 8 de noviembre, Día Nacional de los/las Afroargentinos/as y de la Cultura Afro

•    Difundir las actividades de las organizaciones de afrodescendientes y africanos

•    Promover la creación de leyes que hagan falta para promover los derechos de los afrodescendientes y africanos

•    Determinar un día para el lanzamiento oficial del Decenio Internacional de los Afrodescendientes a nivel nacional puesto que el año pasado, solo se hizo a nivel de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

•    Institucionalizar y federalizar el funcionamiento de las organizaciones afros

•    Visibilizar el monumento de Monteagudo

•    Crear plazoletas en homenaje a los/las afrodescendientes argentinos/as y África

•    Creación de un Instituto Nacional de Asuntos Afrodescendientes que dependería de la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación

•    Reubicación de la estatua del esclavizado afro que se encuentra detrás del jardín japonés llevándola en lugar más visible

•    Empoderamiento de las organizaciones afros empezando por un empadronamiento esas organizaciones a nivel provincial y nacional

•    Creación de un programa en el marco del Decenio Internacional de los Afrodescendientes para avanzar en la implementación del programa de actividades mientras se va estar trabajando sobre la creación del Instituto

•    Forjar un camino hacía la visibilizacion e institucionalización de las organizaciones afros

•    Pensar en la implementación del cupo de 5% de afros en la administración pública como lo es para otros grupos marginados

•    Contar con espacio físico para el desarrollo de las actividades de las organizaciones

•    Trabajar fuertemente con el Ministerio de educación para que todas las propuestas les lleguen a los/as estudiantes y alumnos/as de todos los niveles.




Los participantes acordaron encontrarse periódicamente para avanzar juntos en la implementación del Programa de Actividades del Decenio con la firme finalidad de alcanzar los objetivos recomendados por las Naciones Unidas.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

La historia de un refugiado del Congo que vive en Argentina: "Es muy complejo adaptarse al lugar de asilo"


Nengumbi Sukama, nacido en la República Democrática del Congo y director de la Comisión de Inclusión Social de la Red argentino-americana para el Liderazgo, se refirió a los desafíos que tuvo como refugiado para integrarse al país de acogida. "Llegué a Buenos Aires por una salida forzosa en la época en que Mobutu Sese Seko gobernaba Zaire (ex Congo belga); al año fui reconocido como refugiado y en 2005 adquirí la ciudadanía argentina, lo que puso fin a mi condición de refugiado. Es muy complejo, por la diversidad de factores que lleva a la gente a salir de su país de origen, adaptarse al lugar de asilo", contó durante un seminario titulado"Refugiados, problemática y desafíos del Siglo XXI" realizado por el Instituto Cultural Cudes .

"Desde el momento en que un refugiado llega al país de asilo necesita contar con toda la colaboración posible, es muy importante entender el contexto en que sale el refugiado y en que llega al país de acogida. Son humanos que tenían vida multifacética y que por una razón, que no dependía de ellos, tuvieron que salir de su país. Al llegar al lugar de acogida se encuentra con el desafío de una nueva vida: la incógnita de saber si va a ser considerado refugiado o no, si tendrá la protección internacional, cómo armar una nueva vida, si seguirá trabajando acorde a la preparación profesional o académica que antes tenía,si podrá armar un entorno para actividades socioculturales, si entenderá la nueva cultura... Todo eso entra en los desafíos para la integración de los refugiados", dijo.
"Desde el momento en que un refugiado llega al país de asilo necesita contar con toda la colaboración posible"
Argentina comenzó a recibir a refugiados en 1985, pero con limitaciones, y recién en 2003 se creó la CoNaRe, que marcó un avance en el concepto legal y jurídico, adaptando las normas para el estudio de estatutos internacionales que incorpora la Declaración de Cartagena que le dio un marco más amplio y "nuevos enfoques para las necesidades humanitarias de las personas refugiadas y desplazadas con un espíritu de solidaridad y cooperación".
Desde 1985 hasta diciembre de 2014, Argentina otorgó 3.911 estatutos de refugiados, un promedio anual de 130 y mensual de 4 estatutos de refugiados, según destacó Sukama y ahondó en las políticas de inserción e integración necesaria: "Argentina no cuenta con programas específicos para la recepción, asistencia, acompañamiento, integración social y laboral de las personas que solicitan asilo. Salvo en los casos de menores. Cuando uno llega, no conoce a nadie y necesita asistencia para la vivienda, la salud, la comida y, quizás más tarde, para la necesidad de seguir estudiando", destacó Sukama,
Remarcó que en la década del 90 los solicitantes de asilo como refugiado recibían una asistencia financiera pequeña por parte de la Comisión de Refugiados en Argentina con fondos provenientes de Ginebra: "Hasta 1998 la suma era de UDS 200 hasta UDS 600, pero una habitación costaba entre 180 o más dolares por mes, por lo que la cifra no era suficiente. La Comisión Católica daba cursos de castellano para quienes recién llegaban, pero a veces era difícil sobrevivir con ese dinero y asistir a los cursos. En la mayoría de los casos, los solicitantes dejaban el curso y buscaban trabajo en lo que podían".
"Es muy extraño iniciar un negocio cuyo capital inicial sea de 500 pesos"
Según el relato del hombre que fue desplazado de su tierra natal, desde 2001 comenzó a implementarse un sistema de microcréditos destinados a la realización de microemprendimientos. Una vez reconocido como refugiado se concedía una ayuda final que oscilaba entre los $ 1.200 a $ 2.000 y luego se pasó al microcrédito con suma de $500. "Es muy extraño iniciar un negocio cuyo capital inicial sea de 500 pesos. Los que querían entran en el mercado laboral, por la edad, por ser de un grupo determinado o por falta de documentación no podían acceder porque la nueva documentación tardaba hasta 2 años y medio. Había una precaria que los empleadores no consideraban como documento válido para acceder al empleo. Los solicitantes terminaban siendo victimas de maltrato y discriminación, xenofobia, marginación social, lo que dificultaba su integración en la sociedad", explicó.
Luego se creó la CoNaRe (Comisión Nacional para Refugiados) que "trajo nuevas esperanzas, pero no se pudo concretar porque la ley no ha sido implementada", subrayó y volvió a remarcar: "La meta principal es ver cómo podemos ayudar a los refugiados para insertarlos en el mercado laboral, para que no dependan de una asistencia del Estado y que vivan como lo hacían en su país de origen. El desafío es también lograr que accedan al mercado laboral acorde a su preparación laboral y académica", finalizó.
Nota: Nengumbi Sukama nació en la República Democrática del Congo, es licenciado en Administración de Empresas, también cuenta con una Tecnicatura Superior en transporte y Distribución (Australia) y una Tecnicatura Superior en Estudios de Negocios (Inglaterra), es el Fundador y Director Ejecutivo de IARPIDI y Director de la Comisión de Inclusión Social de la Red Argentino Americana para el Liderazgo. Su gran compromiso de vida es la lucha por los derechos humanos.
Fuente: http://www.infobae.com/2015/11/27/1772891-la-historia-un-refugiado-del-congo-que-vive-argentina-es-muy-complejo-adaptarse-al-lugar-asilo


Panel sobre refugiados en el CUDES

Por Redacción Diario Sirio Libanés
El Instituto de Cultura del CUDES (Centro Universitario de Estudios) presentó un panel de alto valor académico sobre la temática de los refugiados.

Bajo el título de “Refugiados, problemática y desafíos para el Siglo XXI”, se desarrolló un encuentro académico en las instalaciones del CUDES, este jueves 26 de noviembre.
La actividad, programada como puntapié inicial de un ciclo a continuar en 2016, fue coordinada y organizada por el Instituto de Cultura de la casa de estudios, dirigido por el Dr. Roberto Bosca.
Se dividió el enfoque general de la compleja temática en dos paneles.
El primer panel fue coordinado y presentado por Mariela Inés Laghezza y contó con las disertaciones de Eugenia Contarini, Oficial de la Oficina Regional para el Sur de América Latina del ACNUR, y de Nengumbi Sukama, director ejecutivo de la ONGIARPIDI.
La representante de ACNUR, describió el contexto actual dando cifras oficiales globales que son causa de la masiva difusión mediática de la problemática de refugiados.
“… para fines de 2014, se registraron 60 millones de personas (población sumada de Argentina, Chile y Uruguay) obligadas a huir de sus hogares de forma forzada. ACNUR habla de ellos como una nación de desplazados”.
Asimismo señaló el debate conceptual político y jurídico en torno a la temática para lo cual inicio dando la definición de “refugiado” y su diferencia con “migrante”. Finalmente destacó los desafíos globales y regionales latinoamericanos.
“La crisis parece estar en Europa, pero no está allí. Nueve de cada diez personas refugiadas a nivel mundial, no están en Europa, sino en los países vecinos a los países en conflicto... El caso de Medio Oriente es muy claro en ese aspecto”.
“La respuesta a la problemática tiene que ver claramente con la cooperación internacional… El ACNUR declaró recientemente que las crisis humanitarias no se resuelven con soluciones humanitarias, sino con respuestas políticas”.
“América Latina se ha caracterizado históricamente por su tradición de protección de refugiados…En este contexto, tanto Argentina, como otros países del Mercosur, están brindando respuestas específicas para la temática”.
El Director de IARPIDI, Negumbi Sukama, comentó su historia personal en nuestro país habiendo llegado desde Zaire y solicitado la condición de refugiado, tras lo cual consiguió la ciudadanía argentina a partir de 2005.
Según su mensaje, las cuentas pendientes en nuestro país están en “la reglamentación de la ley de refugiados” y “en la asistencia para la inserción e integración ya que no se cuenta con un programa específico para la recepción, asistencia, acompañamiento, inserción, integración social, profesional y laboral, de los refugiados y solicitantes de asilo”.
El segundo panel, coordinado y presentado por Juan Francisco Baroffio, con las disertaciones de los académicos y embajadores Abel Posse y Waldo Villalpando, junto al ex fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo.
El embajador Posse disertó sobre su reciente experiencia en Europa donde pudo constatar los efectos directos de las nuevas olas de refugiados y la respuesta de los gobiernos y sociedades europeas.
Efectuó, el diplomático, un diagnóstico de situación destacando la falta de respuesta acorde por parte de los líderes europeos, una “crisis de liderazgo” basada en el miedo y el desconocimiento.
“El terrorismo surge de un Medio Oriente vapuleado por el abuso de la civilización de occidente, que entró en la región, hizo tres o cuatro guerras televisivas, las fracasaron y dejaron los países destrozados. Países donde de alguna manera se vivía y sobre todo, de acuerdo a códigos que occidente no conoce”... “occidente siempre creyó que su democracia era un dios y no una forma de convivencia”.
Luis Moreno Ocampo a partir de su experiencia en la Corte Penal Internacional y su conocimiento de distintas crisis humanitarias, expuso su propuesta de enfocar la temática a partir de la prevención y no solo del manejo de los síntomas.
“…claro que tenemos que ocuparnos de las víctimas, pero tenemos que evitar que haya más víctimas y para eso, sobre todo a partir de las convicciones religiosas, pensar que significa amar al projimo, incluso al enemigo, no matarlo, aplicarle la ley”.
Destacó la importancia de la Corte Penal Internacional creada en 1998, que significó un avance sin precedentes en pos de poner un límite a los estados soberanos al prohibir los crímenes de lesa humanidad, de guerra y genocidio, creando una entidad que estuviera por sobre todos.
Se expresó en favor de una humanidad que avance en este sentido, algo que los líderes actuales (Obama, Hollande) no están haciendo porque están interactuando con la problemática del terrorismo declarándole la guerra y convirtiéndose en un actor tribal más en la escena.
Finalmente el embajador Waldo Villalpando remarcó la importancia de fomentar el “buen funcionamiento desde el estado” ante la temática, pero a su vez “aprovechar la actividad privada personal y voluntaria tan generosa como la que aparece no solo en nuestra sociedad, sino en todas las sociedades mundiales a través de las ONGs”.
Destacó asimismo el aporte de los refugiados a las sociedades de acogida, “los países pagan a veces el precio de su historia, de su ignorancia o de su mezquindad, pero muchas veces también reciben un valor imposible de calcular, el talento del ser humano”.
Fuente: http://www.diariosiriolibanes.com.ar/Cultura/Panel-sobre-refugiados-en-el-CUDES